Compite con otros tres grupos de empresas.

Acciona aspira a construir un gran museo junto a las pirámides de Egipto

Levantar un museo de arte egipcio junto a las pirámides de Giza, en El Cairo (Egipto), es uno de los nuevos retos de Acciona. La española pelea por el contrato con la francesa Bouygues y las constructoras egipcias Orascom y Arab Contractors. La obra está valorada en unos 500 millones de dólares (360 millones de euros) y ha entrado en la fase final de adjudicación.

Acciona aspira a construir un gran museo junto a las pirámides de Egipto
Acciona aspira a construir un gran museo junto a las pirámides de Egipto

Dicen los libros de historia que la gran pirámide de Giza tardó 20 años en construirse hace 47 siglos. En la actualidad, el ministerio de Cultura egipcio proyecta, prácticamente a sus pies, uno de los mayores museos de arte antiguo del mundo. Quien lo levante apenas tendrá tres años de plazo, y el reto podría caer en manos españolas.

Acciona opta al contrato, uno de esos que servirá de carta de presentación en todo el mundo, especialmente en los países del Norte de África y Oriente Medio. La instalación está proyectada a sólo dos kilómetros de la necrópolis de Giza y tiene un valor de cerca de 500 millones de dólares (360 millones de euros) en construcción.

Las autoridades egipcias de Cultura pretenden que el gran Museo Egipcio, con 108.000 metros cuadrados, preste cobijo a más de 100.000 piezas de esa antigua civilización. Entre ellas figurará el tesoro de Tutankhamon, que hoy puede observarse en el museo arqueológico de El Cairo.

El proyecto comenzó a rodar en 1992 y el diseño está fechado en 2003

ACCIONA 114,40 4,86%

Fase final

Tras un primer descarte, en el que se han caído siete consorcios internacionales, Acciona compite con otros tres grupos de empresas. El primero está liderado por la gala Bouygues; en el segundo forman tándem la constructora egipcia Orascom y su filial belga Besix, y en el tercero van de la mano la italiana Rizzani de Eccher y el grupo local Arab Contractors. Este último habría mantenido negociaciones para formar alianza con la española OHL.

Acciona, por último, opta a esta actuación en El Cairo emparejada con la griega Consolidated Contractors Company (CCC). Si se impusiera en el concurso, debería entregar la instalación a finales de 2013.

A la vista de que éste será uno de los edificios públicos más visitados del mundo, el concurso para el diseño arquitectónico se saldó con 1.557 propuestas procedentes de 83 países. Entre tal competencia se alzaron como principales adjudicatarios Shih-Fu Peng para el diseño arquitectónico, y Arup y ACE Moharram Bakhoum para el de la estructura. El control de obra corre a cargo de Hill International y EHAF.

Las constructoras españolas entran por la oferta de servicios

Con alguna gran referencia local de la construcción, como Orascom, Egipto no es un país fácil para las constructoras españolas. El último contrato de Acciona en ese país se remonta a 2007, cuando se adjudicó la construcción de cuatro plantas depuradoras de agua en distintos puntos de Egipto. El contrato fue mucho más modesto que el que promete el Museo Egipcio, 17,1 millones de euros que fueron financiados por España con cargo al Protocolo Financiero Hispano-Egipcio de 1998.

El otro gran proyecto acometido por la empresa de la familia Entrecanales fue el de la central térmica Sidi-Krir, en Alejandría.

ACS, OHL, FCC o Ferrovial son algunas de sus rivales con presencia en Egipto. Su puerta de entrada ha sido la de los servicios urbanos y otros relacionados con la gestión del ciclo del agua.

La cifra

500 millones de dólares es el presupuesto de obra, de los que 350 millones son prestados por Japón. El resto lo sufragan Egipto y distintas donaciones.