_
_
_
_
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

La delicada elección del plan de pensiones

La banca ya se prepara para la tradicional campaña de planes de pensiones de la recta final del año. Una vez más, y al calor de la reducción en la base imponible que permiten las aportaciones a los sistemas de previsión social -ya sean planes de pensiones, planes de previsión asegurada o planes de empleo-, las oficinas de bancos y cajas de ahorros sacan la artillería y se colocan en primera línea de sus escaparates este producto de inversión a largo plazo.

Los reclamos, además del fiscal, son numerosos y variopintos, desde regalos a bonificaciones en metálico por traspasos o rentabilidades extra con la contratación adicional de otros productos de ahorro, como los depósitos. Pero, en cualquier caso, el partícipe no debe perder de vista que la elección de un plan de pensiones no puede estar determinada por un reclamo puntual sino que ha de tener en consideración la larga vida de este producto, cuya función es servir de complemento a la pensión pública por jubilación. Así, la rentabilidad y las comisiones son las variables clave, más allá de una bonificación o un regalo que se conviertan con el tiempo no sólo en flor de un día sino en una trampa para elegir un producto inadecuado.

El impulso que las entidades dan en estas fechas a la comercialización de planes de pensiones bien puede ser además el momento para revisar el rendimiento del producto y para enfrentarlo a los de la competencia. La crisis ha dejado una profunda huella, con una pérdida media del 0,79% en los planes de pensiones de tres años de antigüedad, que mejora a una ganancia anual de apenas el 0,99% en los planes contratados hace cinco años, según los datos de Inverco de septiembre. Incluso la inversión en renta variable, que podría parecer de una rentabilidad infalible en el largo plazo, queda mal parada al echar la vista atrás. De hecho, los planes de pensiones de Bolsa arrojan una discreta rentabilidad anual del 2,6% en los últimos veinte años, por debajo de la ganancia del 4,9% de la renta fija a corto o del 5,2% de la renta fija a largo en ese período. La buena gestión es por tanto la mejor garantía de cara a la jubilación.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_