Podría tener reservas de 7.900 millones de barriles

Brasil anuncia el descubrimiento del mayor yacimiento petrolero del país

La Agencia Nacional de Petróleo (ANP) de Brasil anunció hoy el descubrimiento de un yacimiento de hidrocarburos que, según las primeras evaluaciones, tiene reservas de entre 3.700 millones y 15.000 millones de barriles de petróleo equivalentes.

Planta de petróleo
Planta de petróleo

Según el órgano regulador de los hidrocarburos en Brasil, el cálculo más probable para las reservas del campo de "Libra" es 7.900 millones de barriles, que lo convierten en el mayor yacimiento del país.

"Es importante destacar que solo este prospecto de Libra puede llegar a tener un volumen de petróleo recuperable superior a las actuales reservas probadas brasileñas (14.000 millones de barriles)", según el comunicado del organismo.

En caso de que se confirme el cálculo más optimista, las reservas brasileñas llegarían a 29.000 millones de barriles, lo que pondría a Brasil entre los diez países con mayores existencias de crudo en el mundo, por encima incluso de Qatar y de Estados Unidos.

El nuevo yacimiento está en el llamado presal, el nuevo horizonte de explotación descubierto por Brasil en aguas muy profundas del Atlántico, y por debajo de una capa de sal de dos kilómetros de espesor.

Las reservas del presal, que comenzaron a ser explotadas comercialmente ayer con la instalación de una plataforma en el campo de Tupí, pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo.

El volumen de las reservas descubiertas en el nuevo campo del presal fue valorado por la certificadora Gaffney, Cline & Associates, según la ANP.

"Este hallazgo valora enormemente el patrimonio del Estado", informó la agencia reguladora en un comunicado en el que destacó que el área en que fue hecho el descubrimiento, conocida como "Libra", pertenece al patrimonio público y su explotación no ha sido otorgada en concesión a ninguna empresa.

El pozo pionero fue perforado a cerca de 183 kilómetros del litoral del estado de Río de Janeiro, en una región de la cuenca marina de Santos en la que el mar tiene una profundidad de 1.964 metros.

"Hasta el momento la profundidad alcanzada en el pozo en Libra es de 5.410 metros, con 22 metros perforados en el presal. La profundidad final prevista, de cerca de 6.500 metros, se calcula que será alcanzada a comienzos de diciembre", asegura el regulador.

La Agencia agregó que encomendó la perforación del pozo Libra solo para aumentar el conocimiento sobre el potencial del presal, por lo que aún no hay previsión de cuándo comenzará a ser explotado.

Según la reglamentación específica para el presal aprobada este año por el Congreso, la explotación del yacimiento será concedida al mejor postor en una subasta pública, pero la petrolera estatal Petrobras tendrá que ser el operador y tener participación en el proyecto.

El nuevo yacimiento supera en volumen al campo de Tupí, también en el presal y en donde las reservas probables se calculan entre 5.000 y 8.000 millones de barriles.

Tupí es una concesión petrolera en aguas muy profundas que se adjudicó un consorcio liderado y operado por Petrobras (65%) y en el que tienen participación el británico BG Group (25%) y la portuguesa Galp Energía (10%).

Después de Tupí los mayores yacimientos brasileños son los de Iara (entre 3.000 y 4.000 millones de barriles), Parque de las Ballenas (entre 1.500 y 2.500 millones) y Guará (entre 1.100 y 2.000 millones).