El crecimiento se agotará en cuatro años

Telefónica prevé el pinchazo del boom de internet móvil en 2018

Internet móvil es el negocio del momento, el segmento de las telecomunicaciones que más crece, con mucha diferencia. Pero el auge no será eterno. Telefónica alerta en un documento presentado ante el Ministerio de Industria de que los elevados crecimientos actuales sólo durarán hasta 2014. Cuatro años después, en 2018, el negocio se estancará o, incluso, podría descender.

Telefónica prevé el pinchazo del boom de internet móvil en 2018
Telefónica prevé el pinchazo del boom de internet móvil en 2018

Nadie duda de que el futuro pasa por la conexión total a internet. En el hogar, por supuesto, pero de forma exponencial en movilidad, con cada vez más portátiles, iPhone y demás teléfonos inteligentes, libros electrónicos y un largo etcétera de aparatos enganchados a la red y con unas demandas crecientes de capacidad y de ubicuidad. De ahí los fuertes crecimientos que ha registrado el mercado de banda ancha, primero en su modalidad fija y ahora en la móvil. Pero esta situación no es eterna. Igual que el ADSL se ha frenado en seco, lo mismo le sucederá a internet móvil.

Quien realiza esta alerta es Telefónica y lo hace en su informe al Ministerio de Industria, en contestación a la consulta para la licitación de espectro de móvil. Una cosa es que cada vez se demande más capacidad y otra distinta que eso se traduzca en ingresos crecientes. O que pueda mantenerse hasta el infinito el fuerte incremento de facturación que se registra cuando los usuarios se suman a un negocio que parte de cero.

Por eso, de la misma manera que la banda ancha fija pasó de crecimientos de varios dígitos a una tímida subida del 2,2% de ingresos el año pasado, a la banda ancha móvil le pasará lo mismo.

TELEFÓNICA 6,89 -0,35%

La duda es cuándo se producirá el frenazo. Telefónica le ha puesto fecha: "A partir de un determinado momento, que podemos situar no más lejos de 2018, los crecimientos serán reducidos, propios de un servicio maduro", escribe la compañía. Su razonamiento es que el internet móvil de 2009 está a la altura de la banda ancha fija de 2004 en penetración -4,2 datacards por cada 100 habitantes en 2009 frente a 5,3 líneas de internet por cada 100 habitantes en 2004- y crecimiento -subida del 36% en banda ancha fija en 2004 frente al 35% de los servicios de datos móviles ahora-. "A la vista de estos datos, lo más lógico sería suponer un crecimiento alto para la banda ancha móvil, del entorno del 25%, entre 2011 y 2014, que luego descendería hasta estabilizarse o incluso caer a partir de 2018", concluye la operadora.

La intención de Telefónica con esta afirmación no es dramatizar -internet móvil seguirá siendo un gran negocio, con millones de usuarios, pero no crecerá-, ni convertirse en consultora de tendencias. Puede que en sus presupuestos internos maneje cada día estas estimaciones, pero sólo las ha hecho públicas con un objetivo: poner freno a la recaudación de la administración. Y es que la operadora busca convencer al ministerio de que no puede valorar las frecuencias de móvil que se van a licitar con una vigencia hasta 2030 con los ritmos de crecimiento de ingresos actuales, porque el precio que les tocaría pagar, ya sea en impuestos o en pago directo, en caso de subasta sería disparatado.

Telefónica también aprovecha la consulta de Industria para cuestionar el sistema de tasas que se impone al espectro celular. Para reafirmarse, Telefónica pone la mirada en Alemania, donde es cierto que las licencias se subasten y el erario público logra recaudaciones milmillonarias, pero a cambio de tasas anuales muy reducidas. Un operador germano paga unos 300.000 euros al año, dice Telefónica. En España, "Telefónica Móviles pagará en 2010 en concepto de tasa por reserva del dominio público radioeléctrico más de ochenta millones".

Reino Unido pasa consulta

Tras varios intentos fallidos y retrasos por el cambio de Gobierno, Reino Unido ha vuelto a poner el futuro del móvil en su agenda.

El tema al que se enfrenta al regulador británico es el mismo con el que batalla el Gobierno español. Se trata del refarming o, lo que es lo mismo, el cambio de condición de las licencias que se dieron en la banda de 900 MHz para que se puedan usar también para dar banda ancha móvil, porque ahora sólo permiten dar voz.

Este cambio es bastante importante para las operadoras, porque la banda de 900 MHz tiene mejor penetración en los edificios y permite cubrir más espacio con menos antenas. Pero se ha convertido en un problema de Estado, por la dificultad de modificar las licencias sin perjudicar a otros rivales.

En España, el tema todavía no se ha resuelto. Reino Unido anunció ayer que va a permitir el cambio y que abre el proceso de consultas.

La 'teleco' comunica a Alstom

La división de multinacionales de Telefónica ha ganado el contrato para dar servicios de móviles a la empresa de ferrocarril y energía Alstom. La operadora será su proveedor para los tres próximos años en los seis países europeos donde opera, Reino Unido, España, Alemania, la República Checa, Francia (junto con Bouygues) y Polonia (con Era), y Brasil. El contrato firmado cubre más de 17.500 líneas, de las que se han migrado 12.000 líneas dentro de este acuerdo.

Para Alstom, este acuerdo supone centralizar sus servicios móviles de voz y datos en un único operador.

Por otra parte, Telefónica ha acometido una nueva reorganización en España, con la integración de las divisiones de fijo y móvil en el área de negocio residencial. Como resultado, varios directivos están negociando con Telefónica para ser recolocados, mientras que Luis Ezcurra, responsable de terminales móviles, ha dejado la compañía.

Más espectro

Es posible liberar nuevas frecuencias

-España va a sacar al mercado cientos de megahercios de espectro en los próximos meses. Será la mayor licitación realizada en España hasta la fecha y se suponía que podía ser la última en mucho tiempo. Pero Telefónica aporta informes de la Comisión Europea y de consultoras sobre la posibilidad de liberar espectro adicional en la banda 470 a 862 MHz. Por eso, pide a Industria que comience a pensar en aprovechar este espacio.