Recta final de campaña

Obama defiende sus medidas económicas ante las legislativas del martes

El presidente de EE UU, Barack Obama, defendió hoy sus medidas económicas, en especial las desgravaciones a las pequeñas empresas, en el primero de sus actos en la recta final para alentar el voto demócrata en las legislativas del martes.

Obama, que en las últimas semanas ha multiplicado sus comparecencias en favor de los candidatos demócratas y para motivar a los votantes, optó hoy por centrarse en la economía, que según las encuestas será el factor decisivo a la hora de inclinar las preferencias de los votantes en los comicios del día 2.

En unas breves declaraciones en la fábrica metalúrgica Stromberg Metal Works, en Maryland, donde hoy acudió a recorrer las instalaciones, Obama dijo que "nuestra misión es acelerar la recuperación y alentar un crecimiento más rápido".

Aludió a los datos económicos oficiales hechos públicos hoy sobre un crecimiento del 2% del Producto Interior Bruto (PIB) en el tercer trimestre del año, un ritmo ligeramente superior al de la la primavera.

"Hemos tenido nueve meses consecutivos de crecimiento del empleo en el sector privado, después de casi dos años de destrucción de puestos de trabajo", recordó el presidente estadounidense.

Aun así, es necesario aumentar el ritmo de crecimiento para que se pueda crear empleo suficiente.

"Cuando el crédito se congela y la demanda se estanca, tenemos la responsabilidad de ofrecer incentivos temporales y con un objetivo muy determinado para alentar la inversión", afirmó Obama, al mencionar que su Gobierno ha aprobado 16 tipos distintos de desgravaciones para las pequeñas empresas.

Esas desgravaciones ofrecen ventajas para las compañías que adquieran equipos nuevos o creen puestos de trabajo en Estados Unidos.

Las encuestas apuntan a que la oposición republicana logrará importantes victorias en los comicios legislativos del martes, en los que está en juego un tercio del Senado y toda la Cámara de Representantes.

Según los sondeos, los votantes republicanos se encuentran más entusiasmados a la hora de ir a las urnas que los demócratas, desencantados con la marcha de la economía.

Ello podría hacer, siempre según los sondeos, que los republicanos recuperen el control de la Cámara de Representantes que perdieron hace cuatro años. Para ello necesitan agregar 39 escaños.

Los sondeos también prevén victorias de los republicanos en el Senado, aunque no las suficientes para lograr el control de la cámara alta, para lo que necesitan diez escaños más. La mayoría de los sondeos les augura entre siete y ocho.

Ante estos datos, la Casa Blanca ha redoblado sus esfuerzos para comunicar sus logros económicos y recordar el estado de crisis en el que se encontraba el país cuando Obama asumió el poder.

Desde entonces, se esfuerza por recordar la Casa Blanca, se han recortado los impuestos, la economía ha recuperado el crecimiento y, aunque lentamente, se vuelve a crear empleo.

Sin embargo, los votantes continúan escépticos, a tenor de las encuestas.

Un sondeo publicado hoy por la agencia Bloomberg, elaborado entre el domingo y el martes, indica que dos de cada tres votantes que expresa su decisión de ir a las urnas opina que los impuestos han subido y el Producto Interior Bruto (PIB) ha decrecido.

Un 52% de los consultados cree que los impuestos han subido los últimos dos años para la clase media, mientras que sólo el 19% opina que se han reducido.

Además, el 61% considera que este año la economía estadounidense se está contrayendo, frente al 33% que piensa que crece.

La defensa de hoy de Obama de sus planes económicos representa el primer acto en una oleada de comparecencias en los últimos días de la campaña electoral.

El presidente, que la semana pasada ya efectuó su gira más larga por EE UU para defender candidaturas demócratas, al recorrer cinco estados en cuatro días, viaja hoy a Virginia para apoyar al congresista demócrata Tom Perriello.

Además, este sábado se desplazará a Illinois, Connecticut y Pensilvania, y culminará sus comparecencias el domingo en Cleveland (Ohio) junto al vicepresidente, Joe Biden.