Nuevo esquema en el accionariado

Liberty prevé aprobar el 24 de noviembre la operación con Prisa

El fondo Liberty ha convocado para el próximo 24 de noviembre la junta extraordinaria en la que se votará dar luz verde a la operación pactada con Prisa en marzo, que convertirá a los inversores del fondo estadounidense en accionistas independientes del grupo español (editor de CincoDías), según informó ayer la sociedad.

Los términos de la transacción se actualizaron el pasado 4 de agosto, después de que las dos empresas pactaran un nuevo esquema que supone que los accionistas y titulares de warrants de Liberty recibirán una combinación de acciones y caja por parte de Prisa y que los actuales accionistas del grupo editor se harán con warrants sobre las acciones de la empresa.

Cuando se complete la operación, los actuales accionistas de control de Prisa (la familia Polanco) seguirán contando con un porcentaje de participación superior al 30% en el capital social del grupo. Por su parte, Liberty podrá inyectar unos 870 millones de dólares (621,8 millones de euros) al grupo, ya que es la caja de la que dispondrá al cierre de la transacción, descontados los gastos de la misma.

Las dos sociedades tienen garantizado que un grupo de entidades financieras e inversores comprará 500 millones de dólares (357,3 millones de euros) en títulos de Liberty en el caso de que haya accionistas del fondo que no quieran acudir a la operación. Según los datos remitidos a la SEC (regulador bursátil estadounidense), estos compromisos de compra se han cerrado, entre otros, con entidades como HSBC y Tyrus, así como con algunos fondos gestionados por Centaurus Capital.

Cotizar en EE UU

La operación pactada con Liberty es clave en el reposicionamiento estratégico de Prisa, que empezará a cotizar en EE UU y se convertirá en "un gran grupo de inversores institucionales", como explicó en su momento su consejero delegado, Juan Luis Cebrián.