Reclama facilitar la internacionalización de las compañías

La empresa familiar pide una exención fiscal para la inversión de beneficios

El nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Isak Andic, pidió hoy que la inversión que hacen las compañías con parte de sus beneficios esté exenta de impuestos, que se amplíe la edad de jubilación y que además se vincule a toda la vida laboral de un trabajador.

En cuanto a la primera propuesta, Isak Andic explicó que se trataría de una medida similar a la que España implantó durante el gobierno de Felipe González, cuando Miguel Boyer era ministro de Economía, en "una situación parecida" a la actual.

Durante su discurso de clausura en el XIII Congreso de la Empresa Familiar, el también presidente de Mango insistió en que se incentivaría la creación de empresas y empleo si se baja el tipo general del Impuesto de Sociedades, que es superior a la media europea o si se reducen las cotizaciones a la Seguridad Social.

En el plano fiscal también pidió un mejor trato para las exportaciones y facilitar la internacionalización de las empresas.

Otra de las propuestas de la empresa familiar para salir de la crisis es que el Gobierno establezca ayudas fiscales para contratar a jóvenes a través de una exención completa durante dos años de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Y todo ello, en un momento en el que los empresarios familiares reclaman al Gobierno que ajuste "al máximo posible" sus gastos para reducir el déficit de las cuentas públicas.

Además, abogó por disminuir el absentismo laboral intentando dejarlo "sólo en las bajas reales y necesarias" para ganar en eficacia, para lo que propuso que sean las mutuas las que den las altas y bajas a los trabajadores.

Andic aprovechó su comparecencia para aclarar que su petición a la Administración para que "en la medida de lo posible" una parte de la remuneración de su personal sea variable y que la estabilidad en los puestos de trabajo de los nuevos funcionarios sea similar a la empresa privada, no supone implantar el despido.

Se trata de buscar fórmulas para ganar en "agilidad y eficacia" y para conseguir que los funcionarios, como cualquier trabajador, esté motivado en su puesto, explicó.

La empresa familiar quiso pedir también a todos los políticos que los procesos electorales no frenen los cambios y consensos que necesita el país y demandó que el Gobierno y los empresarios impulsen la I+D+i, con especial énfasis en la colaboración de proyectos público-privados.

El sucesor de Simón Pedro Barceló al frente del IEF recordó otras propuestas dadas a conocer ayer como una mayor inversión en educación y formación profesional para que la preparación de los jóvenes esté "al mismo nivel de Alemania, Inglaterra o Francia" y luchar para que el abandone escolar baje del 30%.

Hay que insistir a los dirigentes políticos para que en las futuras generaciones todo el mundo pueda hablar inglés, insistió Andic, quien está convencido de que por la falta de dominio de ese idioma más de una empresa no se ha internacionalizado.

En resumen, la idea del IEF es que se debe "trabajar más y mejor" para ser "más productivos, competitivos y sostenibles".

El objetivo de todas las propuestas es que España sea un país más competitivo, se cree empleo y baje el paro, al tiempo que se genere confianza en los mercados exteriores para atraer inversión y facilitar el acceso a más recursos financieros.