Otros países también se mostraron reacios

España rechaza reabrir el Tratado de Lisboa para endurecer el control del déficit

España rechazó ayer la iniciativa auspiciada por el Gobierno de Angela Merkel de reabrir el Tratado de Lisboa para insertar una cláusula que permita suspender el derecho de voto en el Consejo de la UE a los países que incumplan reiteradamente el Pacto de Estabilidad.

La nueva ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, que participó ayer en Luxemburgo por primera vez en la reunión mensual del Consejo de Ministros de Exteriores de la UE, señaló que "en un momento de crisis económica y financiera, de incertidumbre e inestabilidad, no creemos que sea la mejor señal reabrir un debate institucional de reforma.

Otros países también se mostraron reacios ante una reforma que fue presentada el pasado lunes 18 de octubre como una iniciativa bilateral de Alemania y Francia.

En algunos casos, porque ha causado malestar esa impresión de directorio franco-alemán. Y en otros, como el de la República checa, por temor a repetir el tortuoso proceso de ratificación que implicó el Tratado de Lisboa. Pero Berlín planteará en el Consejo Europeo del próximo jueves y viernes la necesidad de incorporar castigos políticos en el Pacto de Estabilidad como condición sine qua non para convertir en permanente el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera creado a raíz de la crisis griega para ayudar a los socios de la zona Euro en dificultades. Ese Fondo, dotado con 500.000 millones de euros expira en 2013. Alemania espera que la amenaza de cerrar el Fondo convenza, como ha ocurrido con Francia, a los países que se resisten a reescribir el Tratado. Bélgica, que preside durante este semestre la UE, allanó ayer el camino hacia esa reformar al señalar que podría hacerse de manera sencilla porque no requiere atribuir nuevas competencias a Bruselas.

Jiménez, sin embargo, apostó por explotar al máximo el margen de maniobra de un Tratado que, recordó, se acaba de estrenar (el 1 de diciembre de 2009). La reapertura del texto necesitaría el viernes el acuerdo unánime de los 27 países de la UE.