La empresa cuenta sólo con 60 empleados

Viajes Marsans estudia el valor de sus participadas para culminar la liquidación

Viajes Marsans, en concurso de acreedores, evalúa los activos que mantiene en gestión para proseguir con su liquidación. La pasada semana fue retirado el logo de la empresa de su antigua sede.

Viajes Marsans estudia el valor de sus participadas para culminar la liquidación
Viajes Marsans estudia el valor de sus participadas para culminar la liquidación

El rojo luminoso de las letras de Grupo Marsans que coronaban el edificio Pórtico, en Madrid, visibles lo largo de un tramo de la autopista M-40 de la capital, ha dejado de brillar. La pasada semana fueron retirados del inmueble, diseñado por el arquitecto Rafael de la Hoz y el estudio Skidmore, Owings & Merril, los logotipos de la compañía de viajes, que este año cumplía un siglo de historia.

Según un portavoz de Posibilitum, la sociedad que se hizo cargo del grupo de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual cuando entró en concurso el pasado mes de junio, los 60 empleados que quedan de la compañía trabajan en unas oficinas en la calle Serrano. "Ahora la administración concursal está evaluando las participadas de la empresa para proseguir con la liquidación", explicó.

El pasado mes de septiembre, los administradores concursales nombrados por la juez solicitaron la anulación de las facultades de administración de Posibilitum, dada la ausencia de negocio en la compañía. En un escrito aseguraban que los datos actuales de la empresa "en absoluto se compadecen con los que tuvo presente el juzgado a la hora de declarar el concurso: no hay negocio".

La plantilla de Marsans trabaja ahora en unas oficinas en Serrano

Además de recordar que la mayoría de la plantilla había sido despedida, explicaba que "de las 550 oficinas, más de la mitad no se precisarían en ninguna hipótesis de rehabilitación de la actividad por tercero, y muchas del resto sólo se detentan de hecho, puesto que se han extinguido los derechos arrendaticios". A principios de este mes, la juez suspendió a Posibilitum las facultades de administrar la empresa.

PricewaterhouseCoopers, auditor de las últimas cuentas presentes en el Registro Mercantil de Viajes Marsans, correspondiente al ejercicio que va del 1 de marzo de 2008 al 28 de febrero de 2009, advierte en su informe que no expresa una opinión sobre dichas cuentas dadas algunas incertidumbres. Entre otras las garantías aportadas por la compañía a Teinver, vinculada a los propietarios de Viajes Marsans, valoradas en 212 millones, y propietaria de Air Comet. Y por no haber auditado participadas como Club Caribe (de República Dominicana), Viagens Marsans International (Brasil) -vendida este mes por 1,4 millones- y Marsans International (Francia). La empresa también contaba con presencia en Portugal a través de Viagens Marsans Lusitania y en México.

El objetivo anunciado de la viabilidad, una quimera

"Apenas 10 días después de tomar el control de Marsans", informaba uno de los primeros comunicados emitidos por Posibilitum, "los nuevos propietarios han compartido con el comité intercentros los elementos que marcarán el plan estratégico de negocio que garantice la viabilidad y supervivencia de la compañía". Sin embargo todo parece indicar que la gestión del grupo Marsans estaba en realidad encaminaba a la gestión de su liquidación. El mismo comunicado incluía expresiones que hoy suenan tan vacías como el interior de las oficinas de venta de viajes de la empresa: "El objetivo es dotar de viabilidad a la empresa incidiendo en la optimización de los costes y recursos, renegociando la deuda y recuperando la actividad comercial ajustándola a la demanda y condiciones del mercado", decía.