Explicación a los ciudadanos

El Gobierno endurece su discurso económico y augura más sacrificios

Del optimismo hueco al realismo pedagógico. Esta es la travesía que intenta hacer el nuevo Gobierno con su discurso económico en la antesala de una ofensiva de comunicación que persigue comprometer a los ciudadanos con las reformas en marcha. Todavía quedan "momentos duros y difíciles", anticipó este viernes el nuevo vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El Gobierno endurece su discurso económico y augura más sacrificios
El Gobierno endurece su discurso económico y augura más sacrificios

José Luis Rodríguez Zapatero aprovechó su primera reunión con el nuevo Gabinete para emplazar a todos sus miembros a difundir la tarea que realiza el Ejecutivo dentro de una ofensiva de comunicación que persigue, a sólo siete meses de las elecciones locales y autonómicas, comprometer a los ciudadanos con las reformas en marcha. "El Gobierno no puede renunciar a explicar lo que hace, algunas reformas supondrán sacrificios para los ciudadanos y vamos a intentar comprometerles con ellas", señaló este viernes el nuevo vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba.

De forma gráfica, señaló que a partir de ahora el Gabinete tendrá "15 portavoces porque todos los ministros hablarán de lo suyo y de lo de todos". Esta nueva política de comunicación va a ser, pues, una de las grandes diferencias en relación con la que mantenía en La Moncloa María Teresa Fernández de la Vega.

En esta explicación a los ciudadanos del "proyecto reformista" que quiere encarnar el nuevo Gobierno, Rubalcaba dedicó el capítulo principal a la política económica, con un discurso claramente menos optimista y más realista que su predecesora en el cargo. "Nuestro objetivo es la recuperación y el empleo, pero las reformas supondrán sacrificios. Un Gobierno no puede pedir un cheque en blanco a los ciudadanos o pretender que aplaudan todas sus medidas, pero tampoco puede renunciar a explicar lo que hace para que la sociedad lo entienda". Y en este contexto, el vicepresidente añadió: "Estamos iniciando la recuperación, pero no quiere decir que quede poco ni que lo que queda sea fácil, quedan momentos duros y difíciles, pero este Gobierno tiene confianza en que va a salir adelante". Una de las prioridades del nuevo equipo, abundó Rubalcaba, será transmitir, precisamente, que tiene confianza en la recuperación para que así lo entiendan los operadores económicos, los mercados y los ciudadanos. "Esta confianza", aclaró, "no se basa en la macroeconomía, sino en la experiencia, porque cuando los españoles hemos tenido problemas siempre hemos salido adelante".

"El Gabinete tendrá 15 portavoces porque todos los ministros hablarán de lo suyo y de lo de todos"

La estabilidad política que ha dado paso a la remodelación del Gobierno se sustenta en el acuerdo presupuestario firmado con los nacionalistas vascos y canarios. De la supervisión y desarrollo del mismo se ocupará personalmente Rubalcaba, con la ayuda de la vicepresidenta Elena Salgado y el vicepresidente tercero, Manuel Chaves.

Rubalcaba eludió en su primera rueda de prensa como vicepresidente primero y portavoz el debate sucesorio que anida dentro del PSOE. "Ni es este el lugar ni es este el momento, el lugar es la sede del PSOE y el momento es cuando el presidente del Gobierno quiera", zanjó.