Reduce de 21 a 5 sus tarifas

Vodafone emula al 'low cost' en móvil con una apuesta por la sencillez y el ahorro

Las operadoras de móvil de bajo coste lo han visto claro y han atacado a las grandes operadoras por la complejidad y el precio de sus tarifas. Vodafone ha reaccionado con una revisión total de su estructura de precios, con la que reduce de 21 a 5 sus tarifas y promete un ahorro medio del 30%.

Vodafone quiere salirse de una norma que, en el caso de la telefonía móvil, es sinónimo de decenas de tarifas con diferentes precios dependiendo del horario o del consumo, límites máximos de minutos o cuotas mínimas de gasto, números favoritos para llamar más barato o recargos por conectar fuera del plan elegido. En teoría, la proliferación de posibilidades tiene como objetivo beneficiar al usuario, al que se le deja libertad para hacerse un traje a medida con el que ajustar la tarifa a sus necesidades. Pero eso es sólo sobre el papel, porque en la práctica los clientes suelen hablar de complejidad.

Las operadoras son conscientes de eso y cada poco alguna da un giro a sus precios para introducir racionalidad. Pero han sido las nuevas compañías de móvil low cost las que se han lanzado a prometer sencillez y tarifas únicas para atraer a los consumidores descontentos.

Ahora Vodafone se ha unido a esta tendencia. La operadora anunció ayer una completa revisión de sus tarifas que entrará en vigor el próximo día 29.

Donde había 21 posibilidades ahora sólo habrá 5, que se han identificado con las tallas de la ropa para su mejor entendimiento. Talla más pequeña significa precio más bajo, pero menos minutos para consumir o megas para navegar. Según la operadora, el ahorro medio para los clientes es del 30% sobre los precios actuales.

Con las nuevas tarifas, el cliente sólo tiene que decidir qué uso quiere hacer del móvil: hablar o también navegar. Si elige lo primero, tiene cinco tarifas a su disposición, que van de nueve a 99,9 euros al mes.

La más barata es la típica de consumo mínimo y tarificación por minuto. A partir de ahí, las otras cuatro son tarifas planas donde se paga una cuota mensual a cambio de un volumen determinado de minutos de conversación en un horario concreto y la posibilidad de llamar gratis a números Vodafone que elija el cliente. Fuera del horario, el coste es de 19,9 céntimos por minuto.

Por 19,9 euros al mes, son 350 minutos para comunicarse por la tarde y los fines de semana y un número Vodafone gratis. Los 29,90 euros al mes dan derecho a 1.000 minutos en el mismo horario y dos números Vodafone. Por 59,90 euros, el cliente podrá llamar 1.000 minutos por las tardes y fines de semana y 350 por la mañana con llamadas gratis a tres números Vodafone. La tarifa máxima, de 99,9 euros mensuales, permite hablar 1.000 minutos por la tarde, 1.000 por la mañana, todos los fines de semana y con todos los números Vodafone gratis.

Los clientes que quieran hablar y también navegar en el móvil tienen otras cinco tarifas, que empiezan en 24,90 euros al mes y terminan en 99,9 euros. La estructura es similar a las de sólo voz, con 350 minutos de franquicia por la tarde y fines de semana en el precio más bajo y 1.000 a todas horas en el más caro. Los números Vodafone gratis se incluyen igualmente. La diferencia es la tarifa plana para navegar, que empieza en 100 megas al mes y termina en un giga.

Más reclamos para atraer clientes

Vodafone es una de las compañías que más está apostando por sacar partido de su potencial como operadora integrada. Tiene móvil, su punto fuerte, pero también telefonía fija y ADSL.

Por eso, los clientes que tengan o contraten una de las tarifas de móvil de Vodafone podrán beneficiarse de un descuento del 25% en los otros productos de la compañía, como la banda ancha inalámbrica, el ADSL o el servicio Vodafone en tu Casa, que emula la telefonía fija.

El objetivo es tentar a los clientes que tienen contratados estos productos con otras compañías aprovechando su fortaleza en móvil y su base de usuarios.