Deja muy abierta su sucesión

Díaz Ferrán anuncia elecciones para el 21 de diciembre ante una CEOE dividida

Se va de CEOE "satisfecho" y "respaldado". Con estas palabras se despedía ayer Gerardo Díaz Ferrán de la presidencia de la patronal, tras comunicar a los órganos de dirección que las elecciones para sucederle serán el día 21 de diciembre y que él no concurrirá.

La veda queda abierta entre los empresarios para ocupar el sillón presidencial. Todo el que quiera presentar su candidatura para dirigir la CEOE podrá hacerlo hasta las 0.00 horas del 14 de diciembre. En ese momento se cerrará el plazo y las elecciones serán el día 21 de diciembre. Esa es la fecha elegida por el aún presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, para que se elija a su sucesor, y que fue ratificada ayer por sus órganos de dirección.

A fecha de hoy casi todas las fuentes consultadas coincidían en que "va a ser muy difícil, por no decir imposible, que se llegue a un candidato de consenso y lo más probable es que se terminen presentando tres o cuatro personas para el cargo". De momento ayer, en Diego de León, 50, la sede de CEOE, la mayoría creían que ninguno de los que oficiosamente se han postulado (Juan Rosell, Santiago Herrero y Jesús Banegas) estuvieran ya dispuestos a tirar la toalla.

La otra incógnita que se despejó ayer fue la renuncia de Díaz Ferrán a presentarse a la reelección, lo que fue recibido con un sonoro aplauso de los dirigentes patronales. Algunos, entre ellos el propio Díaz Ferrán, interpretan que se trató de un aplauso de reconocimiento, mientras que no falta quien aseguraba que fue una expresión de alegría por su marcha.

Es más, en contra de lo esperado, el polémico presidente patronal compareció ante los medios de comunicación. Se va "muy satisfecho" por su labor en la dirección de CEOE -explicó- y aseguró que se ha sentido en todo momento "respaldado" por los empresarios que le han "reconocido su trabajo, muy especialmente en los últimos meses" desde que las empresas de Díaz Ferrán empezaron a hacer aguas. Además, reiteró que se va "con la sensación del deber cumplido" y orgulloso de "haber democratizado y modernizado la CEOE".

De hecho, negó taxativamente que con su marcha la patronal vaya a abrir un debate interno sobre el modelo de organización necesaria para recuperar su papel de interlocutor social, que para muchos ha perdido con Díaz Ferrán. "El modelo es el que todos queremos, transparente y de trabajo en equipo, no se ha abierto ningún debate interno ni se va a abrir", dijo. Sin embargo, otras fuentes aseguran que muchas organizaciones mantienen su intención de abrir dicho debate en privado en las próximas semanas, como paso previo para intentar elegir un candidato de consenso, a ser posible, de fuera de la actual cúpula empresarial.

Por otra parte, los trabajadores de Marsans enviaron al presidente de CEOE una corona de flores rojas y blancas de grandes dimensiones en cuya cinta podía leerse una irónica despedida: "Díaz Ferrán, tus empleados no te olvidarán". El todavía presidente de CEOE argumentó que dejaba la patronal para "ocuparse" de sus asuntos, en relación a los problemas judiciales por los que atraviesa Viajes Marsans.

"Seguiré siendo empresario hasta el final y no me jubilo"

"Mi futuro personal va a ser el de siempre: seguiré siendo empresario, a pesar de los contratiempos que han pasado algunas de mis empresas, que no todas; y no soy de los que se jubilan, que ya he pasado la edad de retiro y seguiré siendo empresario hasta el final".

Así puso fin ayer a su comparecencia Gerardo Díaz Ferrán, quién recalcó que no había recibido "ningún tipo de presión" para dejar CEOE por los citados "contratiempos" de sus empresas, que no son otros que varias quiebras y complejos procesos judiciales por impagos. Y se marchó como llegó, con una declaración de principios contra lo público: "Me alegro mucho de la supresión de dos Ministerios. Espero que esa decisión conlleve un recorte del número de funcionarios en un momento en el que la reducción de gasto es fundamental", dijo.

Convenios y posible subida en Sociedades

Los empresarios enviaron ayer por la tarde a los sindicatos su esperada propuesta para reformar los convenios colectivos. Hace más de tres meses que CC OO y UGT denuncian el inmovilismo patronal en esta mesa de diálogo bipartita. De esta forma, CEOE quiso escenificar que su crisis interna no afectará a los trabajos de esta reforma. Los empresarios quieren reforzar los convenios de empresa y sobre todo establecer algún tipo de limitación a la prórroga automática de los convenios (conocida como ultraactividad); algo que los sindicatos tenían vetado y ahora están dispuestos a abordar.

Además, CEOE alertó ayer sobre sus sospechas acerca de una futura y "no anunciada" subida del impuesto de sociedades. Las cuentas públicas esperan que la mitad de los 9.655 millones adicionales necesarios lleguen de las subidas impositivas ya fijadas y la otra mitad por la mejora de la economía. Pero CEOE teme que si esa mejora no es tal, el Gobierno "caiga en la tentación de elevar los impuestos", más aún cuando prevé un aumento de la recaudación del 9,3% cuando ahora cae un 23,4%.

Las claves

El día 14 de diciembre a las 0.00 horas termina el plazo para poder presentar las candidaturas a la presidencia de CEOE.

Los requisitos para presentarse como candidato son: reunir al menos 20 votos de vocales de, como mínimo, cinco organizaciones diferentes.

El día 21 de diciembre se celebrará la asamblea electoral, donde más de 800 vocales elegirán presidente con voto secreto en urna.