Nuevo paso adelante en la alta velocidad

El AVE Madrid- Valencia abre nuevas vías de negocio

Un aliciente para la recuperación económica. El Ministerio de Fomento considera que la nueva línea ferroviaria de alta velocidad Madrid-Valencia abre nichos de negocio para las empresas de las dos ciudades.

A dos meses de la puesta en marcha de la nueva línea de alta velocidad ferroviaria que unirá Madrid y Valencia, los empresarios empiezan a analizar las oportunidades de negocio que se dibujan en el horizonte. Si bien las dos ciudades, y sus zonas de influencia ya mantienen una estrecha colaboración empresarial, como demuestra la encuesta realizada por el Ministerio de Fomento entre empresas de las dos comunidades, la previsión es que los negocios conjuntos se intensifiquen tras la puesta en marcha del AVE. Si actualmente el 21% de las empresas de Madrid mantienen relaciones con compañías valencianas, la previsión, según el informe, es que ese porcentaje prácticamente se doble, hasta el 45% de promedio. Las compañías que notarán la mejora de las comunicaciones son, por tamaño, las más pequeñas, ya que las grandes mantienen un contacto más intenso. La razón parece evidente, ya que el ahorro de tiempo del viaje será notable. Según el informe del Centro de Estudios Económicos Comillas, la reducción de la duración del trayecto de algo más de tres horas a una hora y media liberará 21 millones de horas de trabajo anuales, lo que traducido en dinero equivale a 408,5 millones de euros.

Ayer, la secretaria general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Inmaculada Rodríguez-Piñero, dio a conocer parte de la encuesta que se ha realizado entre empresarios y ciudadanos de la Comunidad Valenciana y de Madrid. Esta primera parte del estudio hace referencia a las oportunidades de negocio que ven los madrileños en la Comunidad Valenciana y, por tanto, desvela los potenciales nichos de negocio que pueden desarrollarse en la zona mediterránea.

El 81% de los viajes de Madrid a Valencia se hace por negocios. Cerca de 120.000 empresas enviaron a ejecutivos desde la capital de España a la valenciana el año pasado. Por lo que respecta al ocio, dos millones de madrileños viajaron a la Comunidad Valenciana el año pasado, según el estudio, algunos en más de una ocasión, hasta los 3,4 millones de trayectos. Estas cifras son suficientemente significativas para que algunos sectores -especialmente los hoteles, restaurantes, servicios de transporte o comercios- sean un objetivo prioritario.

Con la nueva línea, Madrid estará conectada con 21 ciudades mediante alta velocidad ferroviaria

Tras la puesta en marcha del tren, la previsión es que en 2011 los viajeros de negocio y ocio del AVE Madrid-Comunidad Valenciana gastarán en Valencia 237 millones de euros de los que el 52% será en alojamiento, el 30% en restauración, el 7% en desplazamientos y 5% en otras actividades de ocio.

Rodríguez-Piñero subrayó que el sondeo evalúa 32 servicios de la oferta valenciana y ha precisado que la puntuación, "tanto en calidad como en cantidad", ha sido "satisfactoria aunque existe un margen de mejora en determinados servicios" que "si mejoran darán más oportunidades de aumentar el volumen de negocio".

Los servicios que pueden mejorar son los hoteles de tres estrellas, insuficientes para los turistas, los restaurantes exóticos e internacionales de alto standing, escasos, y las salas de reuniones distintas a las de palacios de congresos y ferias para los viajeros de negocios.

Hoy mismo el Ministerio de Fomento presentará la parte del estudio que afecta a Madrid, es decir, el posible negocio que generarán los valencianos al mejorar la unión entre las dos ciudades y, por tanto, el incremento de sus desplazamientos a la capital del país.

Y es que la nueva línea de alta velocidad supondrá un cambio notable en las comunicaciones entre estas dos ciudades. De hecho, los 800.000 viajeros que hasta ahora viajan en tren entre Madrid y Valencia, se multiplicarán más que por cuatro. La previsión es que en el primer año se alcancen los 3,6 millones de viajeros. Su cuota pasará del 10% al 41%. El gran perjudicado será el avión, que verá reducida de forma drástica su parte del pastel, del 13% al 5,2% en ese trayecto. Los viajes en coche también caerán. Sólo el autobús, por el precio, puede mantener el número de viajeros e incluso captar a aquellos que vean en el precio -que subirá respecto al actual billete del Alaris, que dejará de operar- un elemento clave a la hora de tomar la decisión de qué medio de comunicación elige.

Datos de la línea

Tras las pruebas de validación del conjunto de los sistemas que en estos momentos están culminando a satisfacción, la explotación comercial de la nueva línea entre Madrid y Valencia se ha fijado para el 19 de diciembre. Un día antes, el 18, se llevará a efecto la inauguración oficial.

Este nueva infraestructura del tren veloz forma parte de una macro proyecto de alta velocidad ferroviaria cuyo fin es conectar Madrid con las comunidades de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia. En total la intervención sumará 955 kilómetros de trazado y la inversión que movilizará asciende a 12.410 millones.

El primer trazado que se pondrá en explotación entre Madrid y Valencia suma en su conjunto una infraestructura de 438 kilómetros. En este trazado ha sido necesario acometer actuaciones de gran envergadura, como los túneles de El Regajal en Toledo, o La Cabrera en Valencia, con 2.347 y 7.250 metros de longitud respectivamente. El viaducto de Contreras, entre Cuenca y Valencia, de donde arrancó la prueba del pasado día 13, es otro elemento constructivo singular. La línea se ha construido con doble vía de ancho internacional, apta para velocidades punta de 350 kilómetros por hora.

El estreno de esta línea convierte a Madrid en el eje de la mayor red de conexiones de alta velocidad ferroviaria que existe en el mundo. La capital de España queda conectada con 21 ciudades de todo el país por este sistema de movilidad de altas prestaciones.

La operadora de los trenes de la línea, Renfe, todavía no ha publicado el precio de los billetes para el nuevo servicio. Tomando como referencia otras relaciones del AVE español, la tarifa habitual oscilaría entre 70 y 80 euros por trayecto.

Prueba inaugural superada

El pasado 13 de octubre un amplio grupo de 300 personas, entre políticos, empresarios y periodistas, realizaron la prueba de fuego en la primera entrega de la nueva línea veloz de Madrid a Levante. Embarcaron en un tren a estrenar de la serie AVE 112 fabricado por Talgo y Bombardier, y protagonizaron la entrada por primera vez de un tren veloz con pasajeros en la ciudad de Valencia.

El trayecto de la prueba fue de apenas 100 kilómetros; la distancia que separa el embalse de Contreras de la nueva estación Joaquim Sorolla de la capital del Turia. El viaje, de apenas 35 minutos, no revestía mayor complicación, pero existe una maldición por la que, en este tipo de presentaciones en sociedad de los trenes veloces españoles, siempre surge algún tipo de contratiempo.

En este caso fue todo a la perfección y los pasajeros pudieron contemplar un impactante espectáculo de tecnología y naturaleza ya que la unidad del tren les esperaba a la salida de un túnel y justo antes de entrar en un largo viaducto construido para salvar el embalse.

Los protagonistas del ensayo fueron el ministro de Fomento, José Blanco, y el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps. Blanco comprometió la resolución del Gobierno para mantener y ejecutar una inversión de 1.600 millones en infraestructuras ferroviarias durante 2011 para hacer realidad la red que unirá con el AVE Valencia, Alicante, Murcia y Castellón, obra a la que, señaló, "consideramos vital". Camps afirmó que el AVE marca un "antes y un después" en la comunidad.

Dos tipos de tren para un solo servicio

El nuevo corredor de alta velocidad va a estar servido por 25 trenes, de los que 18 serán del modelo AVE 112 de Talgo-Bombardier y los otros siete del tipo lanzadera. Renfe cuenta con una flota de 30 unidades del AVE 112 en la que ha gastado unos 655 millones de euros. La versión que prestará servicio entre Madrid y Valencia es una evolución del anterior modelo conocido como el pato. Se ha ampliado su capacidad hasta 365 plazas, repartidas en once coches, de los que ocho son de clase turista y tres de clase club. Su tracción es eléctrica, y el empuje de alta potencia se articula con dos cabezas tractoras, una colocada al frente del tren y otra en la cola, lo que le permite alcanzar una velocidad punta de 330 km/h.

Fuentes del fabricante español del tren, Talgo, expresaron su satisfacción por el buen comportamiento del material y señalaron que es una demostración de que la tecnología ferroviaria nacional puede competir con los productos más avanzados.

El nuevo presidente de Bombardier en España, Álvaro Rengifo utilizó el viaje de prueba como una oportunidad para presentarse ante buena parte de los directivos del sector español de fabricación ferroviaria. Como responsable de la empresa que aporta la tracción de los trenes, glosó tanto el confort del viaje como la "belleza y espectacularidad del recorrido".

El modelo AVE 130 que se utilizará como lanzadera por su versatilidad para cambiar de ancho de ejes es también fruto de la colaboración de Talgo y Bombardier. Su capacidad es de 299 plazas. El modelo de CAF AVE 120 también tiene un sistema de cambio de ancho de vía.

Tres décadas de alta velocidad en españa

Diciembre de 1986. En una multitudinaria rueda de prensa, el entonces vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, anuncia el lanzamiento de la construcción de la línea del AVE Madrid-Sevilla.

Abril de 1992. Pocos días antes del inicio de la Exposición Universal de Sevilla, los Reyes inauguran la primera línea veloz española de tren entre la capital de España y la ciudad andaluza.

Octubre de 2003. Después de diversos retrasos en el calendario previsto, el AVE Madrid-Lérida, arranca el primer tramo de la línea a Barcelona, pero se ve obligado a circular a velocidades de 200 kilómetros por hora durante casi tres años.

Noviembre de 2005. La alta velocidad se acelera tras años de dificultades con la puesta en servicio del AVE a Toledo, una infraestructura de 100 km que enseguida logra éxito.

Diciembre de 2006. Entran en servicio los tramos hasta Tarragona y Antequera de las nuevas líneas AVE Madrid-Barcelona y Madrid-Málaga. Al tiempo, los trenes que circulan entre Madrid, Lérida y Tarragona aumentan su velocidad de 200 a 280 km/h.

Diciembre de 2008. Las líneas veloces de Madrid a Málaga y Valladolid entran en servicio, pero el trayecto completo del AVE de Barcelona sufre un último retraso.

Febrero de 2009. Arranca el AVE Madrid Barcelona y comienza la dura pugna entre el ferrocarril y el Puente Aéreo.

Octubre de 2010. Se realiza con éxito la prueba con pasajeros del AVE Madrid-Valencia.

Diciembre de 2010. La fecha de la inauguración comercial de los 391 km entre Madrid y Valencia se fija para el 19 de diciembre.

Las cifras

865 millones de euros gastarán los viajeros del AVE Madrid-Valencia al año, según un estudio.

3,6 millones de pasajeros espera Renfe captar con esta nueva línea, frente a los 800.000 actuales.