Contratos por diferencias

Apueste a cómo cerrará el Ibex y cruce los dedos

Las opciones binarias permiten ganar pronosticando el final de una sesión.

Tiene su origen en las apuestas deportivas. La opción binaria es un instrumento financiero en el que sólo hay margen para dos resultados posibles: todo o nada. Esto se debe a que el inversor no compra la opción en sí, sino el derecho a cobrar cierta cantidad si, al vencimiento, se cumple la condición de que ésta suba o baje con respecto al precio de la misma al realizarse la compra. "Es otra de las posibilidades que se ofrecen de operar con contratos por diferencias (CFD) y consiste en una cotización que varía desde cero hasta cien, dependiendo de la probabilidad de que se dé o no un determinado escenario predefinido de antemano", explica Soledad Pellón, analista de IG Markets.

El precio del binario cotiza en función del movimiento de un subyacente real (índices, divisas, materias primas, etc.) durante un periodo de tiempo (unas horas, el final del día, el final de la semana) y de la volatilidad. Si la condición se cumple (por ejemplo, que el Ibex 35 acabe en positivo), el binario finalizará en cien. Si, por el contrario, esa condición no se cumple al cierre del vencimiento (el Ibex termina la sesión en negativo), ese binario acabará en cero. "En este sentido", dice Pellón, "nos permite adelantarnos a un escenario determinado, como puede ser, por ejemplo, el hecho de que el Ibex 35 cierre la sesión en positivo".

La analista pone un ejemplo concreto. A falta de 20 minutos para el cierre del mercado, el selectivo español cotiza 45 puntos por debajo del nivel de cierre del día anterior. Sin embargo, usted cree que es posible que el mercado se dé la vuelta y que finalmente acabe en positivo. El precio del binario cuya condición es que "el Ibex cierre en positivo" es en ese momento de 0-2, siendo 0 el precio de venta y 2 el precio de compra. El binario cotiza muy cerca de 0 dado que al quedar muy poco tiempo para el vencimiento y estar el Ibex en negativo es muy poco probable que la condición del binario se cumpla finalmente. A pesar de esto, usted decide comprar dos binarios. La orden se ejecuta al precio de compra que es 2 y teniendo en cuenta que el valor de cada punto en este caso es de 10 euros. Por tanto, la pérdida máxima que podría tener en esta situación sería de 40 euros (2 contratos por 2 puntos). En consecuencia, 40 euros sería el precio que le pedirían por comprar estos dos binarios, y que será siempre su pérdida máxima.

En los 20 minutos siguientes, el Ibex se recupera y finalmente logra cerrar el día en positivo. Esto implica que la condición de su binario se ha cumplido y, por tanto, éste terminará en 100. Su ganancia será de 98 puntos por cada binario que ha comprado y que, en este caso, son dos. En otras palabras tendrá 2 contratos por 98 puntos a 10 euros cada punto, lo que dará por resultado 1.960 euros de ganancia, habiendo arriesgado tan sólo 40 euros. "Como vemos en el ejemplo, el uso de binarios es especialmente interesante en momentos de mucha volatilidad como los que llevamos viviendo los dos últimos años. En tiempos así, es fácil que en el mismo día determinados activos, como los índices bursátiles, comiencen la sesión con bajadas y la terminen al alza o viceversa", comenta Pellón.

Hay que tener en cuenta, además, que las opciones binarias no tienen comisión, pues están incluidas en el spread (horquilla), y tampoco tienen que mantenerse hasta el vencimiento (en el ejemplo anterior, el final del día), sino que pueden comprarse y venderse durante el tiempo que estén cotizando como si se tratara de cualquier acción. "No sólo podemos comprar binarios a que sube o baje un subyacente, sino que las opciones son múltiples y van desde que un índice concreto suba 10 puntos en un día, hasta que acabe en un número impar".

La cifra

1.960 euros es lo que ganaría invirtiendo sólo 40 euros, si compra dos opciones al precio de 2 y el valor de cada punto es 10.