Solicitud al Gobierno

La Unión de Consumidores pide que se controle la publicidad de la banca

La Unión de Consumidores de España (UCE) ha pedido al Gobierno la creación de un órgano de control y seguimiento que vele por que la publicidad de las entidades bancarias se ajuste a la ley.

Este órgano, según un comunicado, debe vigilar también que la publicidad no lesione los intereses de los consumidores y cuente con todos los actores que intervienen en el proceso y la participación de las organizaciones de consumidores.

La decisión del Ministerio de Economía y Hacienda de prescindir de la autorización previa que este organismo otorgaba a las campañas publicitarias de los bancos "significa eliminar el filtro más importante y uno de los pocos criterios que otorgaba credibilidad y fiabilidad al sector", ha señalado esta organización.

El Ministerio deja en manos del Banco de España el desarrollo del nuevo sistema de control publicitario de las entidades financieras, lo que significa que "cualquier tipo de garantías que tenían los consumidores al recibir la publicidad por parte de las entidades bancarias se deja, ahora, al albur de las buenas intenciones de las propias organizaciones financieras".

La UCE ha insistido en reclamar a las autoridades competentes medidas contra los abusos que se producen en materia de productos financieros dedicados al consumo.

La práctica del autocontrol, en exclusiva por parte de las entidades financieras, "se ha traducido siempre en innumerables formas de abuso en contra de los intereses de los consumidores, como demuestran las miles de denuncias que se interponen por publicidad engañosa en materia de créditos".

Además, "omitir datos de sus productos es una práctica generalizada entre las entidades bancarias", ha señalado.

La organización de consumidores ha recordado que la Ley General de Publicidad establece como publicidad engañosa aquella que induce o puede inducir a error a sus destinatarios, pudiendo manifestarse de forma expresa, de forma velada y por omisión.

Además, según la UCE, sustituir un control previo por un control a posteriori va a derivar en posibles casos de fraude de ley contra el consumidor, pues retirar una campaña de publicidad una vez que se ha puesto en marcha puede producir efectos irreversibles en los derechos de los consumidores.