Pleno del Congreso

Sebastián: ningún candidato al ATC está descartado "por el momento"

Ninguno de los ocho municipios candidatos a acoger el Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares han sido descartados "por el momento", y será el Gobierno quien designe el emplazamiento, con el "máximo acuerdo posible" con las Comunidades Autónomas.

Así se ha expresado hoy en el Pleno del Congreso, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, durante una interpelación urgente de Esquerra Republicana, Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya Verds sobre el futuro de las centrales nucleares y la gestión de los residuos que generan.

Tras defender la "transparencia" habida en el proceso, Sebastián ha señalado que se está escuchando a todas las partes interesadas, "incluyendo lógicamente las comunidades autónomas y las fuerzas políticas".

De momento, ha añadido, ninguna de las ocho candidaturas están descartadas, pero los terrenos presentados por los municipios de Zarra (Valencia), Ascó (Tarragona) y Yebra y Villar de Cañas (Castilla-a Mancha) son los que "resultan más idóneos, arrojando la valoración técnica pequeñas diferencias entre ellos".

En el informe de la comisión interministerial encargada de evaluar los emplazamientos, Zarra y Ascó obtuvieron la máxima puntuación, con 304 puntos y 300 respectivamente, seguidos de Yebra (290) y Villar de Cañas (272).

Durante la defensa de su interpelación, el diputado de Esquerra Francesc Canet ha señalado que los residuos deben guardarse "de la forma más segura posible", pero ha mostrado su completo rechazo a que pueda ser Zarra o Ascó -a las que ha definido como "dos localidades de los países catalanes"- las que alberguen el almacén de residuos de alta radiactividad.

"Las razones podrían ser, en resumen, que no queremos exponerlas a un monocultivo que compromete el futuro de una generación y de muchas más", ha añadido Canet, que ha denunciado "opacidad" en el proceso seguido y "falta de información completa y veraz".

Según el diputado catalán, la construcción de un ATC no solventa este problema, sino que, por el contrario, "es el reconocimiento de que, al no tener solución definitiva, lo único que podemos hacer es envolver estos residuos en hormigón y guardarlos en algún lugar remoto hasta nadie sabe cuándo".

Por último, el ministro ha criticado la incongruencia de algunos grupos políticos, que defienden la energía nuclear pero rechazan el almacén: "es como querer tomar pescado y no querer espinas".