Cifra el crecimiento económico en el 0,5% para 2011

Banif prevé que España no logre reducir el déficit al 6% en 2011

La economía española crecerá un 0,5% en 2011 y no logrará reducir el déficit público por debajo del 6%, según las previsiones de Banif, más pesimistas que las del Gobierno y la mayoría de organismos internacionales.

Los pronósticos macroeconómicos de la división de banca privada del Santander empeoran la previsión de crecimiento del Ejecutivo (+1,3%), así como las del FMI, la Comisión Europea y el Banco de España, pero mejoran ligeramente la de Funcas (+0,4%).

El director de análisis de Banif, Alfonso García Yubero, indicó que las divergencias de la firma con las previsiones oficiales no radican en la senda de crecimiento prevista, pero sí en el ritmo, que "quizá sea más ralentizado, no tan boyante".

El "parco crecimiento" que registrará la economía en 2011 se verá acompañado de un buen comportamiento de las exportaciones de bienes, que aguantarán bien el tipo, así como la buena apertura comercial hacia los países emergentes, estimó García Yubero.

En cuanto a la evolución de las cuentas públicas, el déficit superará en siete décimas porcentuales (-6,7%) el objetivo del 6% marcado por el Ejecutivo para el año próximo, según los datos que maneja Banif.

Su analista jefe recalcó que las economías 'periféricas' de la zona euro, como España, Italia, Portugal e Irlanda, seguirán creciendo por debajo de su potencial y ve probable que la dinámica de integración europea se vea cuestionada.

No obstante, incidió en que desde la publicación de los resultados de las pruebas de esfuerzo a la banca española los mercados discriminan entre la situación de dichos países, tal y como pone de manifiesto el éxito de las últimas emisiones llevadas a cabo por el Tesoro español.

"Lo peor ha pasado" para la deuda

El Tesoro ha alargado la vida media de su deuda en las últimas operaciones por lo que tendrá que emitir menos en el futuro, al tiempo que el mercado valorará el efecto de las medidas que se están adoptando.

Si la consolidación fiscal avanza, el diferencial de deuda española con respecto al bono alemán a diez años debería situarse en una horquilla de entre 120 y 125 puntos básicos, "nivel más razonable" que los 170 puntos básicos de la actualidad, consideró García Yubero.

En un escenario que contempla una cada vez mayor contribución de las economías emergentes al crecimiento mundial en detrimento de la aportación de los países desarrollados, Banif recomienda a los inversores 'infraponderar' deuda pública de países desarrollados y hacer lo contrario con los primeros.

Su apuesta inversora pasa por una renta fija privada diversificada y por la renta variable, sobre todo de empresas con elevados flujos de caja que permitan mantener dividendos elevados.