86,9 millones de barriles diarios en 2010

La AIE revisa al alza su previsión de consumo de petróleo en 2010 y 2011

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó hoy, como lo había hecho ayer la OPEP, sus previsiones de consumo de petróleo en el mundo tanto para este año como para el próximo a la vista de los datos disponibles de este verano y de unas expectativas económicas mejores.

En su informe mensual del mercado petrolero, la AIE elevó en 320.000 barriles diarios la demanda global de crudo prevista para 2010, que quedaría en 86,9 millones de barriles diarios, y en 270.000 barriles diarios la de 2011, que sería de 88,2 millones.

Esas correcciones se debieron en particular a un ajuste en las estadísticas de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con un incremento de 170.000 barriles diarios respecto al estudio de septiembre hasta 45,8 millones de barriles diarios de medio este ejercicio.

Eso significa que la OCDE absorberá este año un 0,7% más de crudo que en 2009, mientras que en 2011 se registrará una baja del 0,6% pese a la revisión al alza de 100.000 barriles diarios respecto al informe precedente.

Las razones de esos ajustes en el mundo desarrollado tienen que ver con unas condiciones climáticas excepcionales este verano, que necesitaron elevar la producción eléctrica en Japón y Corea del Sur o una reconstitución de las reservas para la temporada de calefacciones.

La agencia insistió en que hay que tener cuidado a la hora de interpretar estos elementos, en primer lugar porque el consumo de petróleo sigue en la OCDE por debajo de los niveles de 2008 y porque los indicadores sobre las expectativas económicas en este grupo de países aún muestran elementos de debilidad.

También puso el acento en que aunque las nuevas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) han incrementado muy levemente las cifras del crecimiento de la economía mundial al 4,7% este año, las han reducido en la misma medida para 2011 al 4,2%.

Por si fuera poco, frente a los datos relativamente optimistas del FMI, los autores del informe recordaron que el consenso de los institutos privados de coyuntura es menos halagüeño y que de cumplirse eso significaría que la demanda mundial de petróleo estaría más cerca de los 87 millones de barriles diarios que de los 88 millones.

Además, insiste en que los niveles de precios del barril -tras haberse superado desde comienzos de octubre el umbral simbólico de los 80 dólares- podrían tener efectos moderadores sobre la demanda.

La AIE asegura también que el margen de producción excedentario es amplio tanto este año como el próximo.