Para intensificar la cooperación

Basilea III recomienda a los supervisores intercambiar la información de la banca internacional

El Comité de Basilea, creado para regular la supervisión financiera, insta a los supervisores a facilitar el intercambio de información de los grandes bancos con presencia internacional.

El Comité de Basilea publicó hoy la versión final de sus recomendaciones a los supervisores financieros para fortalecer la cooperación internacional y la supervisión de bancos activos internacionalmente.

No obstante, apostilla que estos principios no sustituyen una supervisión nacional efectiva.

El director del Comité de Basilea y gobernador del Banco de Holanda, Nout Wellink, dijo que "la crisis financiera ha puesto de relieve los desafíos para los supervisores nacionales y los de otros países en la supervisión consolidada de bancos internacionales".

La implementación de estos principios contribuirá a intensificar la cooperación en supervisión y la coordinación dentro de un banco internacional que tenga filiales o sucursales en varios países.

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea recomienda a sus colegas que adopten las buenas prácticas establecidas en supervisión y establece ocho principios.

Entre ellos, por ejemplo, que los supervisores nacionales enfaticen la importancia de liderazgo y gobierno diseñando y coordinado el apoyo a la supervisión efectiva de grupos bancarios internacionales.

Además, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea recomienda que los supervisores nacionales orienten el tipo de información de intercambio, si está sujeta a consideraciones legales, de confidencialidad o relacionada con los mercados.

Los supervisores financieros también deberán asesorar sobre el rango de canales de comunicación disponibles para llevar a cabo un intercambio de información efectivo.

Promover áreas específicas de colaboración entre supervisores para facilitar un control consolidado efectiva.

Por último, las autoridades de supervisión financiera deberán tener en consideración los cambios y la medidas políticas en respuesta a la crisis financiera, por ejemplo, con la formación de secciones para planificar la gestión de crisis.

Los supervisores deberán facilitar el proceso de identificación de información relevante para el análisis de prudencia macroeconómica y difundirla.

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea publicó el pasado marzo una versión consultiva de este artículo y hoy la definitiva.

Creado en 1975 por los gobernadores de los bancos centrales del G-10, este Comité está compuesto por altos representantes de autoridades de supervisión bancaria y bancos centrales de más de 25 países.

Celebra sus reuniones en la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en la ciudad suiza de Basilea, donde está ubicada su secretaría.