Como alternativa a la propuesta trilingüe

España plantea una patente en inglés traducible al español

España planteó ayer a la Unión Europea la creación de una patente comunitaria monolingüe, traducible a otra de las 22 lenguas oficiales restantes, como alternativa a la propuesta trilingüe (inglés, francés y alemán) de la Comisión Europea.

La propuesta española establecería de facto el inglés como lengua europea de las patentes, una decisión que, según los datos del Gobierno, permitirá a empresas y particulares ahorrar 470 millones de euros al año en la protección de sus invenciones.

El Consejo de Ministros de Competitividad de la UE, con asistencia del secretario de estado para asuntos Europeos, Diego López Garrido, analizó ayer en Luxemburgo las distintas posibilidades, sin llegar a ningún acuerdo concreto. La presidencia belga de la UE aseguró que la mayoría de las delegaciones apoyan con matices la propuesta de tres lenguas, vetada por España e Italia.