La crisis económica elimina a 240.000 empresas y autónomos

Hacienda pierde un 7% de declarantes de IVA en dos años

El número de declarantes de IVA cayó hasta los 2,3 millones en 2009 y registró el segundo descenso anual consecutivo. En sólo dos años, Hacienda ha visto cómo desaparecían de sus estadísticas un 6,8% de declarantes, una caída nunca vista desde que en 1986 se instauró este impuesto.

La crisis económica se ha llevado por delante a 240.063 declarantes de IVA entre 2007 y 2009, según los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria. Si bien el principal impuesto indirecto recae sobre los consumidores, son empresas, autónomos y administraciones públicas quienes se encargan de ingresar las cuotas de IVA en Hacienda.

La mayor parte de declarantes de IVA pertenecen al colectivo de autónomos, que suman el 58,2% del total y destacan por ser el grupo que más bajas ha sufrido por la crisis económica. En 2007, los trabajadores por cuenta propia que declaraban por IVA superaban los dos millones. Actualmente, la cifra se ha reducido en más de 160.000 contribuyentes. Una situación que evidencia cómo muchos autónomos se han visto obligados a cerrar sus negocios.

Cataluña es, con diferencia, la comunidad que presenta un mayor número de declarantes de IVA, 677.653, cifra que supone el 21% del total. Le sigue en el ranking Andalucía, que aglutina el 16,3% de contribuyentes.

Los resultados de liquidación de IVA indican que el 50% de los ingresos proceden de la Comunidad de Madrid que, sin embargo, sólo suma el 15% de los declarantes. Esta aparente contradicción indica que las grandes empresas -que aportan más de la mitad de la recaudación total- tienen mayoritariamente su sede fiscal en la capital de España.

En cualquier caso, los declarantes de IVA han caído en todas las comunidades autónomas. La peor parte se la ha llevado la Comunidad Valenciana, que perdió un 4,2% de contribuyentes en 2009 respecto al año anterior. Le sigue, por este orden, Murcia, Castilla-La Mancha y Aragón. En el lado opuesto, destaca Extremadura, que sólo ha perdido un 0,4% de declarantes. Madrid, Andalucía, Asturias y La Rioja también lograron una caída menor que la media, que fue del 3,1%.

De hecho, la Agencia Tributaria recordará 2009 como uno de los peores ejercicios del IVA. No sólo descendió el número de contribuyentes, sino que la recaudación se desplomó un 30% hasta regresar a niveles del año 2000. En cualquier caso, la situación ha empezado a mejorar. En lo que va de año, los ingresos derivados del IVA han aumentado un 66%. Y el Gobierno estima que la recaudación del principal impuesto indirecto alcanzará al cierre de este año los 45.625 millones de euros, una cifra muy superior a las primeras previsiones.

Ello se explica por el descenso del número de devoluciones, por una cierta mejora del consumo y por el incremento a partir del primero de julio del tipo general del IVA, que pasó del 16% al 18%, y del gravamen reducido, que subió del 7% al 8%. El Ministerio de Economía confía en que el aumento del impuesto indirecto origine más de 5.000 millones de ingresos públicos adicionales.

El sector público, el gran aliado de Tributos

Los malos datos de recaudación por IVA registrados el año anterior hubieran sido aún peores sin la participación del sector público. El gasto final sujeto a IVA cayó en 2009 un 6,4%, hasta los 412.000 millones. Un descenso que se explica, sobre todo, por el deterioro del mercado inmobiliario. La compra de viviendas en 2009 originó unos ingresos por IVA de 39.399 millones, un cifra muy alejada de los 62.213 millones del año anterior. Además, el gasto en bienes y servicios de los hogares también disminuyó un 5,6%. Sólo el gasto de la Administración Pública se incrementó. Aumentó un 14,4% hasta alcanzar los 89.638 millones de euros, la mayor cifra desde que se instauró el IVA en 1986 en España. Así, mientras el consumo del sector privado descendía, el gasto de la Administración Pública siguió aumentando el año pasado y registrando tasas de crecimientos superiores a los dos dígitos.

Sin embargo, cada vez hay más datos que apuntan a un cambio de tendencia. Los ingresos brutos por IVA se aceleraron un 13,5% en julio y agosto en las grandes empresas, según los últimos datos de Hacienda. Ello se explica, en buena parte, por los incrementos de los tipos impositivos que entraron en vigor en julio.

La Agencia Tributaria reconoce que se produjo un adelantamiento de las decisiones de compra en los bienes de inversión y, especialmente, en la construcción y promoción inmobiliaria. Las viviendas nuevas aplican un IVA reducido que aumentó del 7% al 8% en julio.

También las ventas de coches aumentaron los meses anteriores a la subida del IVA. Los automóviles tributan al tipo general, que subió del 16% al 18%.