Reino Unido

BT deberá abrir su red de fibra a los rivales, pero tendrá libertad en el precio

Una de cal y otra de arena para el ex monopolio británico de telecomunicaciones. BT tendrá que abrir su red de fibra óptica a los rivales -Telefónica, entre ellos- con unas condiciones que son más duras que las establecidas en España, pero al menos podrá fijar el precio que cobrará a las otras operadoras por ello.

Según comunicó ayer Ofcom, el regulador del sector en Reino Unido, los rivales de BT deben tener acceso a la fibra por una doble vía. Pueden elegir entre contratar el llamado bucle virtual, lo que supone revender una oferta mayorista de BT, o desplegar su propia infraestructura usando los conductos y las canalizaciones del ex monopolio. En España, los rivales de Telefónica pidieron también estas dos posibilidades, pero el regulador sólo concedió el acceso a las canalizaciones. A cambio, BT ha conseguido una victoria. Ofcom no impondrá los precios que cobrará a sus rivales, sino que podrá fijarlos siempre que se atenga a la ley.