Las participaciones valen 817 millones

La SEPI prepara desinversiones en Iberia, REE y Ebro

La SEPI prevé vender sus participaciones en Iberia y Ebro Foods así como reducir a la mitad su presencia en Red Eléctrica a lo largo de 2011. A los precios actuales de mercado, la operación le reportaría 817 millones de euros. El presupuesto, sin embargo, sólo prevé 215,2 millones.

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Enrique Martínez Robles, compareció ayer en el Congreso de los Diputados para explicar los presupuestos del holding público para 2011. Y, como cada año desde hace varios ejercicios, anunció que la sociedad tiene previsto desprenderse de participaciones que considera no estratégicas, como las de Iberia, Ebro Foods o Red Eléctrica (en este caso, sólo de forma parcial).

Y como cada año, Martínez Robles precisó que las desinversiones se llevarán a cabo en 2011 siempre y cuando las condiciones de mercado sean las más idóneas y la SEPI pueda rentabilizar al máximo las ventas.

En principio, las cuentas incluidas en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene prevén que la sociedad ingrese 215,2 millones de euros con estas desinversiones. El responsable de la SEPI aclaró que la estimación se ha hecho con precios "de finales de junio, principios de julio". La realidad es que la inyección de dinero podría ser bastante superior.

Atendiendo a los precios a los que ayer cerró la Bolsa, el 5,16% que la SEPI mantiene en Iberia (que ayer culminó la sesión en un máximo anual de 3,061 euros) actualmente vale 150,54 millones de euros. Por su parte, el 8,65% que controla en Ebro a través de la sociedad de cartera Alycesa se paga a 196,4 millones. Y valor que tiene el 10% que, como máximo, podría colocar de su participación del 20% en REE ronda los 470,67 millones.

Es decir, que si la SEPI hubiera decidido ejecutar ayer su plan desinversor al completo, sus participaciones le hubieran reportado 817,61 millones de euros.

Una cifra significativa, si se tiene en cuenta que, con la previsión conservadora recogida en sus presupuestos, el holding espera terminar 2011 con un beneficio atribuible de 240,2 millones, tras facturar 3.660,6 millones. Para este año 2010, contempla unas pérdidas de 90,02 millones.

A preguntas del diputado popular Arsenio Fernández de Mesa, Martínez Robles también se refirió en su comparecencia a la situación de Navantia, el grupo público de astilleros. El máximo responsable de la SEPI afirmó que no tiene previsto acometer ninguna reestructuración de plantilla, como sucedió hace casi seis años, cuando se llevó a cabo la última reconversión del sector público de construcción naval.

La garantía de que se mantendrá el empleo se produce pese a que el propio Martínez Robles recordó que la situación de los mercados en el naval es muy complicada, sobre todo en el sector civil, con unos precios de venta en mínimos y una demanda estancada en los niveles de 2009. Según sus datos, en lo que va de año, la contratación en Europa supone sólo el 7,4% del total mundial. En España, por ejemplo, sólo se han encargado seis nuevos buques.

En todo caso, la previsión es que Navantia logre situar el valor de su cartera de pedidos en 3.793 millones de euros en 2011, frente a los 3.086 millones de la actualidad. Este objetivo no incluye el reciente anuncio de Defensa de que va a encargar una nueva serie de buques de acción marítima (BAM), lo que garantizará la carga de trabajo de los astilleros de la Bahía de Cádiz hasta 2015, la misma fecha que se baraja en el caso del centro de Cartagena. Los astilleros de la ría de Ferrol, sin embargo, sólo tienen encargos hasta finales de 2012.

El presidente de la SEPI también habló de la situación en la agencia pública de noticias Efe. Según avanzó, en 2011 el Estado mantendrá la cuantía del contrato de prestación de servicios que firma cada año con la agencia, que supone cerca de la mitad del presupuesto de la empresa. La novedad es que, para el próximo ejercicio, en vez de existir una partida global, la cantidad estará repartida entre los distintos ministerios usuarios.

Financiación de RTVE

El presidente de la SEPI explicó ayer que, en 2011, el ERE de RTVE seguirá costándole a las arcas públicas unos 178 millones de euros, que se financiarán con aportaciones del holding y del Ministerio de Economía. Además, la SEPI seguirá comprando acciones de la corporación, de manera que, al cierre del año, de controlará de manera directa un 52,68% de su capital.

En el Congreso también compareció el presidente de RTVE, Alberto Oliart, que avanzó que ya ha recibido el pago por la tasa a las telecos de Telefónica (que supone un 64% del total) y que pronto esperan que lo hagan las otras grandes, lo que garantiza su estabilidad presupuestaria.