Se incluye en el proyecto de Presupuestos

La compra de casa sobre plano en 2010 mantendrá la deducción por vivienda

La eliminación parcial de la deducción por compra de vivienda a partir de 2011 no afectará a aquellos contribuyentes que adquieran una casa antes de acabar este año, incluso si la compran sobre plano. Ello supone un balón de oxígeno para los promotores.

La filial de Begar en concurso propone una quita del 55% a sus acreedores
La filial de Begar en concurso propone una quita del 55% a sus acreedores

Los contribuyentes "que hubieran adquirido su vivienda habitual con anterioridad al primero de enero de 2011 o satisfecho cantidades con anterioridad a dicha fecha para la construcción de la misma" no se verán perjudicados por la eliminación de la deducción por vivienda para rentas superiores a 24.107 euros. Así lo indica el proyecto de Presupuestos del Estado para 2011, que incorpora una medida ya prevista en la Ley de Economía Sostenible.

Dicho de otra forma, a efectos fiscales, resulta indiferente comprar una vivienda ya terminada o que esté en construcción. Si la adquisición se produce antes de finalizar el año, los compradores tendrán igual derecho a la deducción por vivienda hasta que terminen de pagarla.

Fuentes de Hacienda indican que no basta con dar una señal sino que para beneficiarse de este régimen transitorio es preciso que se firme un contrato de adquisición. En cualquier caso, la deducción por compra o rehabilitación de vivienda se mantendrá en su totalidad para rentas inferiores a 17.707 euros. Es decir, podrán deducirse un 15% de los pagos hipotecarios con un máximo de 9.040 euros. Los contribuyentes que sobrepasen ese umbral pero su base imponible sea inferior a 24.107 euros mantendrán parte de la deducción, que se irá reduciendo a medida que aumente la renta. Y, finalmente, aquellos declarantes con bases imponibles superiores a 24.107 euros no tendrán derecho a ningún beneficio fiscal por compra o rehabilitación de vivienda a partir del próximo enero.

Por otra parte, los contribuyentes con rentas superiores a 24.107 euros que decidan rehabilitar su vivienda antes de 2010 también tendrán derecho a la deducción del 15%. Beneficio que podrán aplicarse en años posteriores siempre y cuando los trabajos de rehabilitación finalicen antes de enero de 2015.

Todos estos cambios fiscales elevan el atractivo del mercado inmobiliario. De hecho, el Ministerio de Vivienda indica que este es el mejor año para comprar una vivienda. En términos fiscales, resulta cierto. Con la deducción actual, cada contribuyente, independientemente de su renta, puede llegar a rebajar su factura fiscal del IRPF en 1.352 euros al año hasta que termine de pagar su casa. Así, un declarante con una hipoteca a 25 años por la que paga 602 euros al mes puede deducirse cada ejercicio 1.084 euros. Lo que supone un ahorro fiscal acumulado en 25 años de 27.000 euros.

Actualmente, 6,6 millones de contribuyentes del IRPF gozan de este beneficio fiscal. La mayoría de ellos, un 63,2% presenta rentas inferiores a 24.000 euros.

Consulta el stock de vivienda de nueva construcción disponible en tu comunidad

Hipotecas que valen más que los pisos

El valor del 8% de los pisos en España ya está por debajo de la hipoteca que contrataron sus propietarios, según un estudio de Standard & Poor's publicado ayer. Esta situación afecta sobre todo a aquellos ciudadanos que compraron su vivienda en el momento álgido del sector inmobiliario, en el año 2007. Según la agencia de calificación, la situación podría empeorar ya que sostiene que el precio de la vivienda seguirá cayendo a corto plazo. Si el descenso fuera de un 30%, el número de propietarios con pisos por debajo de la hipoteca que formalizaron ascendería al 19,6%.

Por otra parte, el estudio fija la tasa de morosidad en el 5,9% de promedio. S&P advierte que son las zonas costeras donde se observan más atrasos en el pago de la hipoteca. Baleares, Comunidad Valenciana y Murcia mantienen una tasa de morosidad por encima del 7%. En el lado opuesto destaca el País Vasco, Cantabria y Galicia, cuya tasa de morosidad se sitúa en el 2,4%, 3,7% y 3,8%, respectivamente.