Una oferta integrada debe incluir contenidos de televisión

Las 'telecos' cambian de estrategia en sus modelos de televisión por internet

Jazztel fue la primera en cambiar su modelo de televisión. Luego Telefónica modificó su estrategia en este campo. Y ayer Vodafone se unió a ellas. La única operadora que faltaba ha entrado en el mundo de la televisión, pero con un esquema muy distinto al que ha imperado hasta ahora.

Las 'telecos' cambian de estrategia en sus modelos de televisión por internet
Las 'telecos' cambian de estrategia en sus modelos de televisión por internet

Ninguna operadora lo duda: una oferta integrada debe incluir contenidos de televisión. Ya no basta con el fijo, la banda ancha y el móvil. Los usuarios demandan más y las redes de las telecos permiten aderezar la oferta, así que no tiene sentido quedarse atrás.

Esta reflexión llevó a las operadoras a lanzarse a este terreno. Las primeras fueron las de cable, que tienen la televisión como base fundamental de su producto desde el principio. Telefónica creó su propia plataforma para desarrollar la televisión sobre ADSL, Imagenio, lo que llevó a Jazztel y a Orange a acometer iniciativas parecidas.

Sólo Vodafone se quedó al margen. Primero, porque su negocio era exclusivamente móvil, y luego porque compró Tele2 antes de que a esta operadora de banda ancha le diera tiempo de poner en marcha su proyecto de televisión. Una vez comprada, la iniciativa se paralizó.

Pero ayer Vodafone se convirtió en la última operadora en entrar en el negocio audiovisual. La compañía anunció en la feria tecnológica Simo un nuevo servicio de contenidos que lanzará el próximo noviembre.

El modelo de Vodafone, sin embargo, no se parece en nada al que ha estado desarrollando el resto de operadoras. Pero es que ellas también han ido cambiando la estrategia por la escasa receptividad de los abonados, el alto coste de los contenidos propios y la constatación de que los clientes demandan otro tipo de estructura. Primero fue Jazztel. El pasado mayo renunció a su plataforma propia de televisión, Jazztelia, y se alió con Digital+ para mantener una oferta integrada de calidad que incluir en su paquete de servicios.

También Telefónica ha hecho cambios en su producto. Los contenidos de televisión ya no están vinculados a Imagenio ni al alcance exclusivo de los clientes del servicio de televisión digital. La operadora ha abierto el videoclub a todos sus usuarios de ADSL, de forma que también ellos puedan comprar películas, series y documentales para ver en el televisor. El objetivo es doble, permite mejorar la oferta de banda ancha y eleva la rentabilidad que puede sacar Telefónica de estos contenidos.

Orange, en cambio, resiste: es la única teleco de ADSL que mantiene intacta su oferta.

Vodafone no ha sido ajena a los problemas de sus compañeras de sector con sus contenidos audiovisuales ni a los cambios de tendencia. Por eso, su oferta de televisión es distinta desde el principio, más barata y más ajustada a las demandas de los usuarios, asegura la compañía. Para empezar, no tienen contenidos propios. La operadora afirma que le basta con la TDT, porque su forma de darla será diferente. Lo hará con un dispositivo capaz de descodificar tanto la TDT de pago como la de alta definición, algo que todavía no existe en el mercado. El plato fuerte, sin embargo, son las otras dos patas de la oferta: televisión a la carta gracias al acceso a internet desde el televisor, lo que permite ver episodios atrasados de series de las cadenas audiovisuales y otro tipo de programas, y la opción de ver en la televisión los contenidos multimedia -fotos, música, vídeos- de cualquier dispositivo que se tenga a través de wifi.

Vodafone lanza el 'tablet' de Samsung

Vodafone estrenará el tablet de Samsung en España y tendrá su exclusiva durante un mes, según desvelaron en Simo ambas compañías. El precio del Samsung Galaxy Tab, un claro rival del iPad de Apple, es de 199 euros, siempre que el cliente contrate la tarifa Internet Contigo Oro de 49 euros mensuales, con capacidad de 10 GB al mes. Otra opción, sólo para clientes particulares, es acogerse a un modelo financiado, donde el precio del terminal es de 149 euros. En este caso, con un límite de 4 GB/mes, el usuario debe contratar la tarifa Internet Contigo Ilimitado (39 euros mensuales) y pagar 10 euros extras al mes de financiación. Samsung Galaxy Tab utiliza el sistema operativo Android 2.2 Froyo de Google y es el primer tablet que vende Vodafone. El equipo, con pantalla de 7 pulgadas y 380 gramos, permite hacer llamadas, fotos, vídeos y da acceso al videoclub bajo demanda Samsung Movies.