A fondo

Amazon desfila en el 'outlet' europeo

La firma ve la necesidad de crecer hacia Europa y busca liderarel pujante negocio de los 'outlets' online.

Amazon, el gigante estadounidense del comercio electrónico, ha puesto ya su pie en el mercado español. Su nombre está en boca de todos los actores de la industria de internet en España tras saberse el pasado viernes que la compañía negociaba la compra del outlet de compras online BuyVip, una operación que finalmente cerró este lunes, tal y como avanzó CincoDías. Pero BuyVip, que en 2010 prevé facturar 140 millones de euros, no es sólo una vía de entrada a España sino que es una de las rutas que Amazon ha encontrado para ampliar presencia en el Viejo Continente dado que el grupo español tiene actividades en siete países europeos (España, Holanda, Portugal, Polonia, Austria, Italia y Alemania). La compra también implica otro hito para Amazon, su entrada en el negocio de los outlets virtuales.

La estrategia de recurrir a las adquisiciones no es, ni mucho menos, algo nuevo para Amazon. Sin llegar a la voracidad que en operaciones corporativas han mantenido otros gigantes tecnológicos como Google o Cisco Systems, la popular tienda online norteamericana ha llevado a cabo cerca de 25 adquisiciones desde 1997. Una de las más relevantes fue la compra en 2009 de Zappos, una tienda online estadounidense especializada en calzado, por la que pagó cerca de 928 millones de dólares (670,6 millones de euros).

Pero las adquisiciones de Amazon no se han circunscrito sólo a EE UU. De hecho, la empresa ha realizado diversas compras en ultramar. La primera gran operación en el extranjero fue la compra de Bookpages en Reino Unido en 1997, que fue la base de la futura filial de Amazon en ese país. En 2004 adquirió la web de comercio electrónico china Joyo.com (rebautizada en 1997 como Amazon.cn), en 2007 se hizo con la web de fotos digitales británica Dpreview y en 2008 adquirió la compañía de venta de libros por internet canadiense Abebooks.

AMAZON.COM, INC. 3.656,64 0,51%

Amazon se ha hecho igualmente con compañías que le han llevado a ampliar su oferta más allá de los libros, su negocio inicial. Y es que, hoy, la empresa vende ropa, complementos, zapatos, joyas, bolsos... A ello han contribuido otras compras en terreno estadounidense. Así, además de la citada Zappos, Amazon adquirió en 2006 la compañía norteamericana Shopbop, especializada en el diseño de prendas y de accesorios para mujeres. En 2008, sumó a su negocio a la empresa Fabric.com, una firma que comercializaba a través de internet telas a medida y corte, así como modelos, herramientas y otros accesorios de costura.

Ahora parece que Amazon se ha interesado por los outlets online. Antes de entrar en negociaciones con BuyVip, el grupo había sondeado otras opciones. El gigante estadounidense, según señaló Techcrunch hace algunos meses, mantuvo contactos para adquirir el grupo francés Vente-Privee, el líder europeo en esta área del comercio electrónico. Entonces, las cifras que se barajaron fueron más que considerables. Los medios especializados hablaron de una oferta, por parte de Amazon, cercana a los 2.000 millones de euros. Claro que Vente-Privee facturó en 2009 más de 680 millones (45 millones en España).

El interés por el negocio del outlet va en aumento, más en momentos de crisis como el actual donde los consumidores buscan los mejores precios (este tipo de portales ofrece productos de marca con descuentos de hasta el 70%). El lunes, sin ir más lejos, Privalia anunció que ha cerrado una ampliación de capital de 70 millones, en la que han participado los grupos de capital riesgo General Atlantic, Index Ventures y Highland Capital Partners. Sus fundadores advirtieron del proceso de consolidación que vive el sector y no descartaron la entrada de otros gigantes de internet como eBay o de grupos de distribución tradicional como El Corte Inglés.

Fortaleza del grupo

En cualquier caso, Amazon cuenta con una fortaleza suficiente para hacerse sitio en este negocio, que sólo en Europa mueve ya unos 3.000 millones de euros. El grupo norteamericano, otrora gran protagonista de la época de la burbuja de las puntocom, fue capaz de sobreponerse al terremoto vivido en la industria de internet hace una década y consolidarse como uno de los actores principales del sector. En 2009 registró unos ingresos de 24.510 millones de dólares (unos 17.787 millones de euros) y para 2010, si mantiene el ritmo de crecimiento de los últimos años (en 2009 aumentaron un 29%), podría alcanzar la cota de los 30.000 millones.

En estos momentos, Amazon obtiene en torno al 54% de sus ingresos en EE UU y el 46% en los mercados internacionales (si bien estos porcentajes oscilan levemente en función de los movimientos en los tipos de cambio). Por áreas, el 46% de sus ingresos proceden del denominado área de media, por un 51% en el segmento de electrónica y otros productos generales, mientras que el 3% restante procede del capítulo otros (aquí se incluye el negocio de servicios web como el alquiler de centros de datos). Quizá el objetivo de Amazon con su interés en el negocio de los outlets pase por diversificar todo lo posible sus fuentes de ingresos y aprovechar sus infraestructuras para comercializar nuevos tipos de productos y servicios.

Esta tendencia de crecimiento ha tenido su reflejo en los mercados financieros. Desde enero, las acciones de Amazon se han revalorizado más de un 14% por un 4% del Nasdaq. Sus títulos alcanzaron su máximo histórico hace pocos días al superar la cota de los 161 dólares, lo que otorgaba al grupo una capitalización bursátil superior a 70.000 millones de dólares. Los analistas se mantienen optimistas. El lunes, por ejemplo, Citi elevó el precio objetivo sobre las acciones de Amazon de 165 a 190 dólares; y pronosticó que la compañía podría comercializar este año hasta cinco millones de unidades de su lector de libros digitales Kindle y 125 millones de libros electrónicos.