Negocia un plan sectorial con la patronal farmacéutica

Sanidad ofrece a Farmaindustria menos trabas para salvar la I+D

El Ejecutivo negocia un plan sectorial con la patronal farmacéutica en el que se compromete a no reducir más los precios de los medicamentos y facilitar las autorizaciones para producción e innovación.

El sector farmacéutico quiere compensaciones por los dos recortes casi consecutivos que ha sufrido este año en los precios de los medicamentos. Así se lo hicieron saber los responsables de la patronal Farmaindustria al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en una reunión a principio de mes. De ese encuentro en Moncloa se decidió elaborar un plan sectorial.

Sanidad ya ha mandado un borrador a Farmaindustria con la idea de aprobar un plan antes de finales de año. La primera de todas las iniciativas es "el compromiso del Gobierno de no volver a tomar decisiones de recortes", aseguran desde el equipo de la ministra Trinidad Jiménez. Es un primer paso de acercamiento, ya que la patronal valoró en 2.095 millones de euros lo que dejarían de ingresar por la reducción del gasto farmacéutico. Además advirtió que se perderían 15.000 empleos y se reduciría la inversión en I+D. Por eso el borrador del Gobierno se basa en tres ejes: más presencia de plantas de producción de las multinacionales en España, más facilidades para la investigación y los ensayos clínicos y más internacionalización.

Sobre cómo se conseguirá atraer más producción a España, el Gobierno asume que una vez ofrecido el compromiso de parar los recortes, se otorga una "estabilidad al sector", que se va acompañar con medidas en las que se "trate bien a la innovación", como los proyectos de partenariado público-privados para desarrollar proyectos conjuntos. Para ello, se otorgará alguna señal de buena voluntad al sector, aseveran desde Sanidad, "para ofrecer un poquito más en los presupuestos" que el ministerio dedique a I+D, además de involucrar a Industria (del que depende el actual plan Profarma).

Pero para fomentar la investigación, el Ejecutivo también planea reducir trabas en los ensayos clínicos, abrir más hospitales a éstos y reducir los tiempos para las autorizaciones. Además, Sanidad negociará bilateralmente con cada compañía cuáles son sus necesidades en innovación.

El departamento de Jiménez quiere así atraer la producción e innovación, ya que considera que si las multinacionales valoran estas contrapartidas y se instalan en el país, conseguirán entrar antes en el mercado español y les resultará más fácil acceder a los mercados globales. Desde Farmaindustria, sin embargo, se considera que este borrador es sólo un punto de partida.