Por 16,6 millones de euros

Reyal Urbis vende una de sus sedes al Centro Cultural de China

Reyal Urbis ha vendido un edificio de oficinas situado en Madrid al Centro Cultural de China, por 16,6 millones de euros. La operación, según informó ayer la inmobiliaria, ha supuesto una plusvalía de cuatro millones.

El inmueble, en la calle General Pardiñas de Madrid, sirvió de sede a Reyal Urbis. Según comunicó la empresa presidida por Rafael Santamaría, el edificio "se convertirá en la sede del futuro Centro Cultural de China en Madrid, en base a los acuerdos para el establecimiento recíproco de centros culturales entre los Gobiernos de España y de la República Popular China".

Reyal indicó que la operación "supone el cumplimiento de un importante hito previsto en el Plan de Negocio aprobado en el acuerdo de refinanciación". La compañía acordó el pasado mes de mayo la refinanciación de una deuda superior a los 4.500 millones de euros.

La inmobiliaria firmó con las entidades financieras la cesión de activos a cambio de reducir la deuda. Entre los activos entregados figura el proyecto Castellana 200, uno de los más representativos de la compañía. El acuerdo con las 59 entidades financieras contempla además la extensión hasta 2016 de la fecha de vencimiento final del crédito sindicado; la aportación de una línea de financiación de 35 millones; la venta de activos por 400 millones de euros a bancos acreedores o la incorporación de un nuevo tramo de pago de deuda para la financiación de los intereses.

Rafael Santamaría controla el 70% del capital de la compañía en Bolsa y tres cajas de ahorro se reparten otro 12,5%. Reyal Urbis cotiza a un precio de 1,67 euros por acción.