Cierre de sesión

Los recelos hacia la deuda marcan la semana de un Ibex que cede un 2,59%

Con la deuda una vez más en el punto de mira, los mercados de renta variable europeos han optado por retroceder terreno. El Ibex ha perdido un 2,59% en una semana marcada por la situación financiera del Anglo Irish Bank y los recelos que está despertando la economía portuguesa. El euro y el oro, por su parte, han continuado su escalada hasta máximos. (Ver gráfico detallado del Ibex 35)

Demasiada volatilidad y muchos miedos con los que lidiar. El Ibex ha luchado por acercarse a la cota de los 11.000 puntos que dejó en el tintero la semana pasada pero, una vez más y como viene siendo costumbre últimamente, ha vuelto a ser una batalla perdida. El selectivo ha clausurado la semana con un recorte del 2,59% que le ha situado en los 10.450 puntos, mientras que en el resto de Europa los números rojos han sido el denominador común.

Renta 4, sin embargo, se muestra optimista. Desde el punto de vista técnico, estos expertos barajan un rango de 9.800-10.800 puntos para el Ibex. "Apreciamos fortaleza de fondo en los mercados de renta variable, con riesgo a la baja limitado (apoyo de los bancos centrales al crecimiento, valoraciones atractivas frente a otras alternativas de inversión y apoyo de movimientos corporativos), siendo el principal catalizador para una ruptura al alza el nuevo paquete de estímulo monetario por parte de la Fed", explican.

En el fondo del mercado, sin embargo, los inversores han tenido que lidiar con algunas novedades que no han sido precisamente agradables. Aunque era algo esperado por el mercado, Moody's ha decidido recortar el rating de España. Además, el resto de las economías periféricas de la zona euro también han dado malas noticias. Desde Irlanda, en concreto, han llegado rumores sobre la quiebra y el coste del rescate del nacionalizado Anglo Irish Bank.

IBEX 35 8.756,00 1,16%

Portugal, por su parte, también se ha situado en el ojo del huracán después de que la Unión Europea haya solicitado que las medidas adicionales de ajuste del país se acompañen de reformas estructurales para fomentar el crecimiento económico y la pérdida de competitividad que ha sufrido la economía lusa en los últimos años.

En este contexto, la prima de riesgo de algunas economías ha vuelto a suponer un problema. Esta semana, el riesgo país de Irlanda y Portugal se ha disparado hasta máximos. Sin embargo, ha vuelto parte de la calma perdida y al cierre de la semana el diferencial del bono irlandés a 10 años con el alemán al mismo plazo se ha colocado en 405 puntos básicos y el del portugués se ha situado en 383 puntos básicos. El de España, sin embargo, ha conseguido mantenerse un poco al margen y, aunque ha llegado a bordear los 200 puntos básicos, se ha moderado hasta 181 puntos básicos en una semana en la que el Tesoro ha colocado cerca de 3.000 millones de euros en letras a tres y seis meses elevando la rentabilidad.

Y mientras tanto, el frente macroeconómico de Estados Unidos ha dado alegrías y disgustos a partes iguales. Mientras que la confianza del consumidor ha vuelto a niveles de febrero, decepcionando las previsiones del mercado, y el ISM manufacturero ha caído hasta 54,4 puntos en septiembre frente a los 56,3 puntos del mes anterior, el gasto en construcción de agosto y la revisión al alza del PIB del segundo trimestre han añadido un poco de alegría.

En el mercado español, Sacyr ha protagonizado una semana de repuntes. Como ingrediente añadido, hoy se ha conocido que Repsol ha vendido el 40% de su filial brasileña a la china Sinopec con el objetivo de desarrollar conjuntamente los proyectos de exploración y producción que la petrolera posee actualmente en Brasil y constituir así una empresa energética valorada en 13.039,6 millones de euros. Las acciones de la constructora, que posee el 20% de la compañía presidida por Antonio Brufau, se han disparado un 15% semanal, mientras que las de Repsol han avanzado un 2,96%.

Abengoa y Telecinco, sin embargo, han encabezado los números rojos. Abengoa ha perdido un 6,31% en las últimas cinco jornadas y la cadena de televisión ha restado un 6,17%.

En el mercado de divisas, el euro ha roto la cota de los 1,37 dólares por primera vez desde marzo. El oro, por su parte, ha marcado nuevos máximos históricos al cambiarse a 1.318 dólares cada onza.