Patronal de las renovables

APPA plantea recurrir la nueva norma fotovoltaica por ir en contra de Directivas europeas

La Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) denuncia que el Ministerio de Industria que la normativa que se está tramitando para la energía solar fotovoltaica sentencia y paraliza el futuro de la industria española en este sector. Manifiestan además su repulsa por la "suspensión unilateral de las conversaciones" con los representantes de estas empresas y por estar actuando sin haber logrado el acuerdo con las asociaciones.

La Asociación de Productores de Energías Renovables-APPA ha denunciado esta mañana en un comunicado que la tramitación de la nueva regulación iniciada por el Ministerio de Industria, sin el acuerdo de las asociaciones del sector, "condenará irremisiblemente el futuro de la tecnología fotovoltaica en España". Para el presidente de la sección Fotovoltaica de APPA, Javier García Breva, "las medidas de diversa índole puestas en marcha por Industria tienen un hilo conductor que no es otro que limitar al máximo la conexión de nueva potencia fotovoltaica a la red eléctrica, lo que está llevando a la paralización de la industria fotovoltaica española".

La asamblea general de socios de la sección Fotovoltaica de APPA ha acordado, tal y como explicala nota, "manifestar su repulsa a la decisión de Industria de suspender de forma unilateral las conversaciones que venía manteniendo con las asociaciones del sector" y pide al Ministerio que "retome las negociaciones y consensue" con los diferentes agentes implicados las medidas.

La sección Fotovoltaica de APPA denuncia el "trato discriminatorio que la tecnología sufre en la nueva regulación, la aplicación de normas de calidad que implican un claro intervencionismo, el incremento de barreras de toda índole que impiden el desarrollo del mercado fotovoltaico y que contradicen claramente las recomendaciones de la directiva europea de renovables, a la vez que rechaza cualquier medida de carácter retroactivo y que las adjudicaciones para las nuevas instalaciones fotovoltaicas se rijan por un modelo de subastas, como ha propuesto la Comisión Nacional de Energía".

Tal y como contaban los propios representantes de la asociación, durante el pasado mes de julio ytras una serie de reuniones mantenidas entre Industria y el sector fotovoltaico, "los representantes del Ministerio emplazaron al sector a continuar las conversaciones después de septiembre". "æscaron;nicamente tres días después de esta comunicación, el Ministerio envió unilateralmente y sin acuerdo con las asociaciones" a la CNE diversos borradores para iniciar la tramitación de la legislación que regulará al sector durante los próximos años. Para el presidente de la sección Fotovoltaica de APPA, "las modificaciones que se plantean en esta nueva regulación, actualmente en trámite, establecen nuevas barreras económicas, técnicas y administrativas para intentar frenar la conexión de nueva potencia fotovoltaica".

En opinión de APPA,la fotovoltaica recibe un trato discriminatorio con respecto a otras tecnologías en aspectos como la adaptación a los huecos de tensión o los criterios de calidad. APPA ha elaborado ya alegaciones a esta normativa solicitando el establecimiento de un período transitorio para realizar los cambios requeridos y unas compensaciones para adecuar las instalaciones antiguas.

La regulación ministerial, unida a la campaña de desprestigio de esta tecnología, llevada a cabo incluso desde instancias oficiales, ha conseguido reducir la actividad del sector en más de un 90 % en los últimos dos años, señalan desde la asociación. Esto ha dado paso a un "proceso de deslocalización industrial increíble en un país como el nuestro que necesita con urgencia un cambio de especialización productiva como el que aportan las energías renovables", apuntaron. "Se da la paradoja", destaca el presidente de la sección Fotovoltaica de APPA, "de de que mientras en nuestro país se desprecia y se expulsa a los posibles inversores con la inestabilidad del marco regulatorio, el sector fotovoltaico está creciendo en todo el mundo a niveles del 40% anuales".

Una norma "contra la Directiva Europea"

La Directiva 2009/28 establece unos objetivos vinculantes para España en materia de renovables, el 20% del consumo de energía final bruta deberá provenir de energías renovables en 2020, pero, tal y como denuncian desde APPA, "también exige que se luche contra las barreras administrativas y técnicas que existan en las normativas nacionales". Esta Directiva deberá estar traspuesta a la legislación española, como muy tarde, en diciembre de este año.

"Los últimos decretos no sólo ignoran esta Directiva, que lleva en vigor más de un año, sino que, en el caso de la eliminación de las barreras antes mencionadas, directamente atentan contra su espíritu", se lamenta García Breva. "Dar al Ministerio de Industria la discrecionalidad de poder modificar las horas de funcionamiento de las plantas o eliminar la tarifa para las instalaciones a partir del vigésimo sexto año es abrir la puerta a medidas retroactivas y echa por tierra todos los esfuerzos realizados para conseguir un marco regulatorio estable", destaca el presidente de la Sección Fotovoltaica de APPA.

La nueva regulación, de ser aprobada, "sería contraria a la Directiva 2009/28" por lo que desde la Asociación de Productores de Energías Renovables se estudiarán todas las acciones que correspondan para denunciar esta situación ante los organismos europeos. "APPA va a exigir el cumplimiento de la Directiva europea para evitar unas medidas totalmente discriminatorias hacia el desarrollo de la fotovoltaica y que terminarían por hundir el sector nacional", señala García Breva.