Anglo Irish Bank recibirá finalmente 29.300 millones

El rescate bancario de Irlanda costará 50.000 millones

El sector financiero irlandés ha estado toda la semana en el punto de mira de los mercados. Ayer, el Banco Central de Irlanda despejó la duda existente sobre la necesidad de dinero público de su banca, que cifró finalmente en los 50.000 millones de euros, de los que 29.300 corresponden al rescate de Anglo Irish Bank.

Más de tres años después del inicio de la crisis financiera más aguda de la historia, la huella en el sector financiero irlandés sigue siendo profunda. Tras una semana de aproximaciones respecto al dinero público necesario para solucionar la delicada situación de la banca, el Banco Central de Irlanda ha dado una cifra bastante superior a lo esperado: 50.000 millones de euros.

De esta cantidad -y en el mejor de los escenarios-, 29.300 millones de euros estarían destinados al rescate de Anglo Irish Bank, precisó el supervisor financiero. A principios de 2009, el Estado ya aportó 22.900 millones de euros a la entidad cuando fue nacionalizada.

En el peor de los casos, el Gobierno tendrá que ingresar en esta firma 5.000 millones adicionales que, sumados a la factura final de los otros cinco grandes bancos nacionales, elevará el déficit público irlandés -el más alto de la Unión Europea (UE)- durante 2010 hasta el 32% del PIB.

Allied Irish Banks (AIB), que aprobó los test de solvencia de la UE el pasado julio, necesita ahora añadir otros 3.000 millones de euros a los 3.500 que ya ha recibido del Estado, lo que llevará al Gobierno a hacerse con el 90% del primer banco privado irlandés mediante la compra de acciones ordinarias. Dos de los principales directivos del banco se vieron obligados a presentar su dimisión después de que el Gobierno anunciase planes para la nacionalización de la entidad.

Además, las negociaciones con Santander para la venta de su participación en el estadounidense M&T, se han roto. Hace unas semanas, Allied Irish Banks cerró un acuerdo con el banco español en el que le vendía el 70,36% que poseía del polaco Bank Zachodni WBK por 2.938 millones de euros.

Tranquilidad

El ministro irlandés de Finanzas, Brian Lebihan, calificó ayer los datos de "horrendos", pero señaló que su divulgación debería transmitir tranquilidad a los mercados internacionales y a los inversores. Además, Lebihan aseguró que el incremento del déficit público irlandés de cara a 2010 es "coyuntural".

El banco Irish Nationwide también necesitará del Estado irlandés otros 2.700 millones de euros para evitar la bancarrota, lo que eleva la factura final de su rescate hasta los 5.400 millones.

Desde la introducción en 2008 de una garantía estatal para todos los depósitos, bonos y cierto tipo de deuda de sus seis grandes entidades financieras nacionales, garantía que expira esta semana, el Gobierno ha inyectado en estas entidades 44.700 millones de euros.

Almunia autorizará las ayudas públicas al sector

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, mostró ayer en un comunicado su satisfacción por las medidas de recapitalización del sector financiero anunciadas por el Gobierno irlandés. "Traerán claridad", señaló el comisario.

En el caso del Anglo Irish Bank, el comisario de Competencia consideró que la reestructuración o liquidación de parte de sus actividades previstas eliminarán las distorsiones competitivas en el mercado. Almunia considera también positivo que el plan se sufrague en parte con aportaciones de los poseedores de deuda subordinada del banco. El comisario se mostró dispuesto a pronunciarse sobre el plan, previsiblemente a favor, tan pronto como reciba todos sus detalles.

Almunia también recordó que las nuevas ayudas al Allied Irish Bank también necesitarán el visto bueno comunitario.

Bruselas confía en la solvencia de Dublín

El gravísimo deterioro de la situación financiera y presupuestaria de Irlanda dominó ayer la reunión informal de los ministros de Economía de la zona Euro (Eurogrupo) celebrada en Bruselas. La evidente tensión de los participantes evocó los peores momentos de la crisis de la deuda pública de la zona euro durante el pasado mes de mayo. Y la presencia en el cónclave y en la rueda de prensa posterior de Klaus Regling, director general del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF), no hizo sino alimentar las especulaciones sobre la hipótesis de un rescate de Irlanda por parte de la zona euro.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, leyó, sin embargo, un comunicado en el que expresó la confianza de los ministros, de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo, en la capacidad de Irlanda para solventar por sí misma la difícil situación. "Interpretamos la exhaustiva declaración del Gobierno irlandés sobre las necesidades de recapitalización del sector financiero como una importante y útil clarificación de la situación", leyó Juncker.

El comunicado felicita a Dublín por mantener intacto su objetivo de consolidación fiscal, que aspira a situar el déficit público por debajo del 3% del PIB en 2014, a pesar de que la intervención anunciada ayer lo disparará este año hasta el 32%.

El Eurogrupo señala que esa intervención no implica nuevas necesidades de financiación para Irlanda.

Ayer, de momento, Dublín anunció la suspensión de las subastas de deuda pública previstas para octubre y noviembre y aseguró que dispone de recursos presupuestarios suficientes hasta mediados de 2011. Pero si Irlanda no logra volver a los mercados, podría convertirse en el primer cliente del FEEF, dotado con 440.000 millones de euros. "Nosotros estamos listos para actuar en cuanto alguien lo solicite", indicó Regling en Bruselas.