En las bodegas de Paternina

Agricultor y bodeguero, todo en un mismo pack de fin de semana

Los visitantes de Paternina podrán vendimiar y elaborar su propio vino.

'El rioja y los cinco sentidos'
'El rioja y los cinco sentidos'

Recolectar la uva de un vasto viñedo y transformarla luego en vino dentro de una prestigiosa bodega ya está al alcance de cualquiera. Paternina, una de las firmas emblemáticas de Rioja, ofrece durante los dos primeros fines de semana de octubre la posibilidad de vendimiar, elaborar y etiquetar su propio vino.

Esta triple actividad se desarrollará en las instalaciones de Marqués de Valparaíso, la bodega perteneciente a la denominación Ribera del Duero que Paternina posee en Quintana del Pidio (Burgos).

La iniciativa conmemora los primeros 10 años de la bodega burgalesa, que inició su actividad en octubre de 2000.

Marqués de Valparaíso cuenta con 57 hectáreas de viñedo propio en la zona de Pesquera del Duero y Sotillo de la Ribera, una extensión más que suficiente para hacer las delicias de los improvisados vendimiadores.

Entre las cepas cargadas de fruto se ubica la bodega, el centro de elaboración.

Precios

Para disfrutar de esta insólita oferta, el visitante deberá inscribirse, enviando un correo electrónico a la dirección enoturismo@paternina.com.

El precio por persona es de 25 euros e incluye la dotación de material de trabajo, visita a la bodega, cata y aperitivo. Quienes se apunten únicamente deberán responder a la voz de "¡manos a la obra!", que se producirá una vez instruidos sobre el laboreo en el campo. Recogido el fruto, llegará el tradicional pisado de uva, la visita a la bodega, el embotellado del vino y el correspondiente etiquetado. Como premio, un aperitivo con productos típicos de la tierra y una cata de los vinos de Marqués de Valparaíso.

Las citas son el sábado 2 y el domingo 3 de octubre, así como los días 9 y 10 del mismo mes.

Para llegar a la localidad burgalesa de Quintana del Pidio, hay que utilizar la salida de la autopista A1, la vía natural de acceso, en el kilómetro 171. El visitante podrá disfrutar también del paisaje castellano, en un itinerario que no tiene pérdida. La belleza de los viñedos, en vísperas de la recolección, resulta difícil de olvidar.

Denominaciones

La centenaria Paternina es una de las grandes bodegas de Rioja, aunque la compañía cuenta también con instalaciones en otras dos prestigiosas denominaciones: Jerez y Ribera del Duero.

Su parque de barricas es uno de los mayores de Europa y sus vinos son reconocidos en todo el mundo. La compañía dispone también de su propio Club Vinoteca, que ofrece la posibilidad de degustar exquisitos vinos y conservas artesanas.

La bodega Marqués de Valparaíso, donde se celebrará esta singular vendimia y elaboración de los vinos, tiene una capacidad de almacenaje de hasta un millón de litros.

A los alicientes propios de esta pintoresca bodega se suman los del entorno, que bien merece una parada y fonda, sobre todo en octubre.

El enoturismo, un filón de negocio para las bodegas

El enoturismo, una fórmula dedicada a gestionar y potenciar la riqueza vitivinícola, se ha convertido en una de las principales fuentes de ingresos de La Rioja. A ello contribuye la particular fisonomía de sus bodegas, que se han ido transformando en auténticos palacios del vino. Los centros de elaboración, ubicados en idílicos paisajes, han propiciado itinerarios turísticos que atraen a miles de personas.

Las visitas guiadas a las bodegas se enriquecen con catas que proporcionan al visitante la oportunidad de entender de vinos, algo que resulta de gran utilidad para deslumbrar a los amigos. El telón de fondo es un caudal económico que contribuye a mejorar la cuenta de resultados de las bodegas y a potenciar la imagen de los vinos de calidad.