Presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad

Montes apuesta por la innovación continua sobre la inversión en I+D

Eduardo Montes, presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad y ex presidente de la filial española de Siemens, consideró ayer la inversión en innovación más importante que la I+D misma. "Para que la innovación sea eficaz, debe ser continua y con el menor coste posible", apuntó.

La inversión en innovación y la calidad como elementos cruciales para la competitividad de las empresas. Así lo expresó ayer Eduardo Montes, presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad y ex presidente de la filial española de Siemens, durante la celebración de los Desayunos Esade, organizado por la escuela de negocios con el patrocinio de Criteria Caixa Corp y la colaboración de CincoDías.

En su intervención, Montes primó a la innovación sobre la propia I+D. Para que ésta sea efectiva señaló que debe ser "continua", además de hacerse con "el menor coste posible, buscando la eficiencia". Asimismo, identificó al personal como segundo factor competitivo en las empresas. "El activo no está en los equipos sino en las personas. Ahora el proceso consiste en tener a los individuos y luego fijar la organización, para justificarla después con el plan estratégico. Esto no se había producido antes. Por ejemplo, Microsoft lo ha entendido muy bien". A su juicio, hasta hace poco se concretaba la misión, de ahí se iba al organigrama y después se buscaban las personas.

La consecuencia de ello es que la empresa se nutra de líderes a todos los niveles que cumplan criterios como ser capaces de comunicar y de hacer que la gente se automotive, y que tengan coherencia. Montes también habló de la deslocalización como un elemento competitivo empresarial positivo. "Creo en la deslocalización y en trasladar parte del valor añadido a países donde se puede ser competitivo".

En esta línea, el directivo afirmó que en la actualidad una empresa obtiene sus ventajas competitivas en los valores intangibles. En su opinión, los costes empresariales, el precio de venta y los beneficios ya no suponen una ventaja a la hora de competir en un mundo globalizado. Por el contrario, es la calidad y los valores intangibles lo que aporta esas ventajas competitivas. Dentro de estos valores, Montes destacó la responsabilidad social, la reputación corporativa, el buen gobierno, la sostenibilidad con el entorno y "todo aquello que no está en el balance, pero que es lo que más compra el mercado".

La carencia de un mercado único en España

El directivo detectó como desventaja competitiva en España la existencia de barreras creadas por los mercados interiores. "No existe un mercado único en España", resaltó. Según Montes, hay productos que no se pueden vender por igual en todas las comunidades autónomas. "Sobre este punto es necesario tener cuidado porque puede que no se alcance la masa crítica suficiente. La descentralización no debe ser una barrera".

El presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad afirmó que España sufre una desindustrialización importante. "Los principales países del entorno cuentan con una gran industria. Nosotros, en cambio, disponemos de un buen sector servicios, pero no de un sector industrial potente". Por último, Montes subrayó la importancia de las tecnologías y, sobre todo, de internet para que las empresas alcancen la competitividad. "No hay consciencia de ello todavía. La red ya ha roto varios paradigmas".