La partida de intereses de la deuda es la que más crece

El PP ve obligada la presencia de la directora del Tesoro en el Congreso

La semana que viene comienzan en la Cámara Baja las comparecencias de los altos cargos del Gobierno para explicar los Presupuestos de 2011 y, en esta ocasión, el PP considera imprescindible que sea la directora general del Tesoro, Soledad Núñez, la que explique la evolución de la deuda, teniendo en cuenta que la partida de intereses es la que más crece.

El año que viene el pago de intereses de la deuda costará alrededor de 27.000 millones de euros, 4.000 más que en este ejercicio. Esta partida es la que más aumenta y absorbe buena parte del recorte que, por ejemplo, han sufrido los empleados públicos en sus salarios.

Esta mañana, el equipo económico del principal partido de la oposición ha mantenido un encuentro informativo con medios de comunicación, a los que ha trasladado su preocupación por algunas de las previsiones presupuestarias contenidas en el cuadro macroeconómico sobre el que el Gobierno ha elaborado las cuentas estatales del año que viene.

La ex secretaria de Estado de Presupuestos Elvira Rodríguez y los diputados Fátima Báñez, Álvaro Nadal, José Luis Ayllón y Vicente Martínez Pujalte, han expuesto numerosas dudas sobre el contenido del proyecto de ley. Quizás la más importante guarda relación con la previsión de crecimiento del 1,3% para el año que viene que el Gobierno defiende en contra del criterio de la mayoría de los servicios de estudios y organismos internacionales.

El equipo económico del PP no cree posible que se alcance este objetivo a partir de una recuperación del consumo privado, de la mejora del sector exterior y del repunte de la inversión privada. Es difícil que aumente el consumo teniendo en cuenta no sólo que sigue sin haber confianza en la economía sino que el propio Gobierno contribuye al desánimo reconociendo que este año habrá 196.000 desempleados más y que la tasa de paro para el año que viene superará el 19%, han mantenido los parlamentarios del PP. Además, pesa el alto endeudamiento de las familias.

Según el primer partido de la oposición, de las cuentas presentadas por el Gobierno se deduce un desfase presupuestario en los servicios públicos de empleo de 2.500 millones de euros, de los cuales 1.500 se encuadran en el capítulo del gasto.

El PP ha criticado también el grave quebranto que los Presupuestos de 2011 provocarán a las comunidades autónomas, en crecientes dificultades para financiar servicios básicos como la educación y la sanidad.