Nombrará un nuevo ministro de Trabajo a mediados de octubre

Zapatero afirma que la economía tardará dos años en crecer con vigor

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que hasta dentro de dos años la economía no crecerá con vigor. No obstante, ha añadido que las medidas tomadas para reducir el déficit y las reformas acometidas por el Gobierno consolidarán el crecimiento económico, que "va a ser débil" en lo que queda de año, pero que "poco a poco" irá mejorando el año que viene.

José Luis Rodríguez Zapatero en la comparecencia tras el Consejo de Ministros
José Luis Rodríguez Zapatero en la comparecencia tras el Consejo de Ministros

Además prevé una subida del paro en septiembre porque, ha recordado, es un mes en el que suele aumentar el desempleo. Durante una entrevista a RNE, Zapatero ha dicho que todavía habrá altas tasas de paro en el futuro, pero que si la reforma laboral genera los efectos que quiere el Ejecutivo se irá mejorando el empleo, "que es lo último que se recupera" después de una crisis económica.

Zapatero, afirmó hoy que no rectificará la reforma laboral, a pesar de lo que han pedido los sindicatos, porque es "imprescindible" y necesaria para el país. Según ha destacado, la reforma evitará una nueva "sangría del paro" si llega otra crisis y ayudará a crear empleo cuando la economía crezca "lo mínimo necesario". "Yo respeto la posición de los sindicatos; lo que no puedo entender es que alguien sea partidario de dejar nuestro marco laboral como estaba", ha indicado el jefe del Ejecutivo.

Sustituto de Corbacho

Ha afirmado que llamará a los sindicatos después de nombrar un nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, hacia mediados de octubre, aunque ha añadido que también esperará que a que CC OO y UGT envíen "alguna señal".

"No les he llamado aún, pero tenemos que dejar que las aguas se serenen un poco después de la convocatoria de la huelga general (...) Debo nombrar un nuevo ministro a mediados de octubre y ese será el momento en el que empezaremos a trabajar en los temas que hay encima de la mesa", ha señalado Zapatero.

El jefe del Ejecutivo, que ha apuntado que está "perfilando" el nombre del nuevo ministro de Trabajo entre varias posibilidades, ha recordado que hay una agenda de reformas sociolaborales por delante, que habrá que "ir desbrozando poco a poco", entre las que ha citado las reformas de las pensiones, de la política energética y de la política industrial. "Hay un amplio campo donde los sindicatos van a ser convocados al diálogo", ha dicho.

Zapatero ha señalado que se debe trabajar con "prudencia" para "no levantar expectativas" y ha indicado que leerá "con atención" la propuesta conjunta que están elaborando CC OO y UGT tras la huelga.

Descarta nuevas subidas de impuestos para 2011

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha descartado que el Ejecutivo vaya a aprobar nuevas subidas de impuestos para 2011 porque, según dijo, las previsiones de ingresos y gastos para el próximo año se van a cumplir, por lo que no será necesario aplicar un nuevo incremento fiscal.

Afirmó que las previsiones de crecimiento (+1,3%) y de déficit (en torno al 6%) para 2011 son las "correctas", y añadió que el pasado año se acusó al Gobierno de hacer unas previsiones para 2010 poco realistas y ahora se están cumpliendo.

El jefe del Ejecutivo admitió que está "atento" a las opiniones que emiten los mercados y los inversores porque, de lo contrario, sería "poco responsable", dado que son ellos los que financian una parte del gasto en España.

"Son a los que pedimos dinero para financiar las carreteras, las escuelas, la educación y la sanidad, y si estos mercados o inversores ven que hay algún riesgo, aunque sea pequeño, de que no van a recuperar su dinero, nos lo van a hacer pasar muy mal, por eso debemos tener una carta de presentación para que nos sigan financiando porque todo esto no lo podemos financiar sólo con impuestos", indicó.

En este sentido, señaló que es fundamental estimular ahora la inversión privada y extranjera, facilitando el crédito y la confianza de los inversores. "Debemos hacer una fuerte acción para atraer inversión extranjera, que es la palanca para que esta recuperación económica muy débil vaya consolidándose", insistió, tras indicar que el recorte del 30% de la inversión en infraestructuras para 2011 es "muy limitada" si se compara con el volumen del PIB.