Reforma de la llamada "gobernanza económica"

Alemania presiona para endurecer las normas contra los países derrochadores

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, insiste en la necesidad de endurecer la disciplina fiscal para luchar contra las políticas derrochadoras en una carta enviada a sus 26 homólogos de la UE y a los líderes de las instituciones comunitarias, que hoy se reúnen en Bruselas para discutir la reforma de la llamada "gobernanza económica".

"Con las secuelas de la crisis y las recientes turbulencias de los mercados financieros, ahora todos sabemos que es nuestro destino común el crear un marco basado en reglas para promover finanzas y políticas económicas sanas", dice la carta, a la que tuvo acceso Efe.

En su misiva, fechada el 23 de septiembre, Schäuble felicita a la Comisión Europea por las propuestas que efectuará a este respecto el miércoles que viene que, según la información que se ha filtrado hasta ahora, pretenden un endurecimiento de los castigos para los países que sobrepasen el límite de déficit, el máximo de deuda o para aquellos estados miembros con problemas de competitividad.

Schäuble considera asimismo conveniente la suspensión de los fondos estructurales, de desarrollo rural y de cohesión a los estados miembros que violen las normas presupuestarias y aboga por la automatización de las sanciones, de manera que éstas sean la consecuencia normal de la violación de las normas.

También pide que se apliquen sanciones a los países que presenten "serios" problemas de competitividad y que eviten cumplir con las recomendaciones dictadas desde Bruselas en este sentido.

El ministro también insiste en la postura de Alemania de suspender los derechos de voto a los países infractores en el Consejo de ministros, una opción que en principio parece descartada por la Comisión Europea, debido a que su puesta en marcha requeriría una reforma de los Tratados que retrasaría todo el proceso.

La carta llega en una semana clave para la reforma de la disciplina fiscal común, cuyo objetivo es evitar nuevas crisis de deuda como la que afectó a la Eurozona la pasada primavera.

Esta tarde, se reúne el grupo especial de trabajo integrado por ministros de Finanzas de la UE y representantes de las instituciones europeas, que intentará desbloquear las negociaciones atascadas desde el pasado 6 de septiembre sobre dos importantes aspectos: el nuevo sistema de sanciones y el papel que debe atribuirse a la deuda de los países en el procedimiento de infracción.

Por otro lado, la Comisión Europea presentará el miércoles sus propuestas legislativas a este respecto, con el objetivo de extender el "paraguas de la vigilancia" a todos los capítulos de las políticas económicas.

Por último, los ministros de Finanzas de la zona euro y de la UE se reunirán el jueves y el viernes en Bruselas en sendas reuniones en las que la disciplina presupuestaria volverá a estar en lo alto de la agenda.