Las aerolíneas se oponen al aumento del 5%

AENA planea una fuerte subida de las tasas aeroportuarias

La pretensión de AENA de incrementar un 4,8% los ingresos por tasas aeroportuarias en 2011 se ha encontrado con la fuerte oposición de las compañías aéreas españolas, que lo ven como un nuevo foco de tensión en sus resultados, en los que ya han incidido las pérdidas por el volcán islandés y los retrasos por el conflicto de los controladores. Algunos cálculos apuntan a que el alza real superará el 10%.

AENA planea una fuerte subida de las tasas aeroportuarias
AENA planea una fuerte subida de las tasas aeroportuarias

Después de dos años -2009 y 2010- con las tasas aeroportuarias congeladas por el Ministerio de Fomento para estimular el tráfico en España, AENA ha planteado a las aerolíneas españolas un incremento de este concepto en el entorno del 4,8%, según han confirmado varias fuentes del sector. Estas tasas son las que cobra el gestor de los aeropuertos a las compañías por el uso de las instalaciones y son distintas a las de navegación, cuya rebaja es la que ha motivado el conflicto con los controladores.

El planteamiento de AENA ha generado malestar entre las compañías aéreas españolas, que aseguran que la recuperación de la demanda en España no va un ritmo tan alto como en el resto de Europa y del mundo. También argumentan que ya ha sido suficiente el impacto en sus cuentas derivado de la erupción del volcán islandés en abril y mayo, así como el conflicto con los controladores, que ha generado gastos extraordinarios a las aerolíneas en combustible por los retrasos.

El planteamiento de AENA es incrementar las tarifas el 4,8%, pero las aerolíneas se temen que al final del proceso la subida real sea del 10,5%. æpermil;stas no se explican cómo en un momento de debilidad de la industria aérea en España AENA pretende incrementar las tasas de los aeropuertos.

AENA no quiso ayer hacer comentarios sobre una posible subida de las tasas aeroportuarias "hasta que no las apruebe el Gobierno". Como cada año, el nuevo marco tarifario se incluirá en el Proyecto de Ley de Presupuestos del Estado de 2011, que ha de ser aprobado el 30 de septiembre, con lo que el margen temporal es corto.

Diferentes tramos

El gestor público de los aeropuertos pretende ingresar por tasas aeroportuarias 1.305 millones de euros en 2010, mientras que por tasas de navegación percibirá 1.009 millones de euros. En la actualidad, el importe de las tasas está dividido en tres tramos, que se corresponden con otros tantos grupos de aeropuertos en función de su volumen de tráfico. A más tráfico en el aeropuerto, se paga más.

Fuentes del sector explican que AENA pretende elevar de tres a cinco estas divisiones y situar a Barajas y a El Prat en un grupo con los importes más elevados. Entre las aerolíneas se teme un alza importante de las tasas en Madrid y Barcelona. Bien es cierto que en el grupo quinto, donde se englobarían los aeropuertos con tráfico residual, las tasas sufrirían un ajuste a la baja también relevante.

Es general el malestar en el sector aéreo español ante el postura de AENA. De hecho, representantes de la industria tienen previsto iniciar hoy contactos con líderes de los grupos parlamentarios, que aprovecharán para mostrarles su oposición a una posible subida de las tasas aeroportuarias.

Como medidas de estímulo al tráfico ante la crisis económica, además de la congelación de las tarifas aeroportuarias en 2009 y 2010, AENA aprobó también bonificaciones para las aerolíneas que aumentaran el tráfico en un aeropuerto concreto y medidas excepcionales para Canarias, dada la lejanía de las islas.

Por su parte, las tasas de navegación bajarán dos años seguidos tras la reducción salarial a los controladores.

Primera sentencia contra el pulso de los controladores

La justicia ya ha comenzado a pronunciarse sobre el órdago que lanzaron casi dos centenares de controladores, que pidieron rescindir sus contratos al considerar que han cambiado sus condiciones laborales. El Juzgado de lo Social número 1 de Ibiza ha desestimado la demanda presentada por una controladora aérea que solicitó la extinción de su contrato y una indemnización de 45 días por año trabajado. La juez se acoge al fallo dictado por la Audiencia Nacional, que rechazó la demanda del sindicato USCA y declaró que el Real Decreto aprobado por el Ministerio de Fomento para regular la actividad de control aéreo fue una norma "necesaria, idónea y proporcionada".