Las Administraciones rozan los 600.000 millones

La deuda de las empresas públicas supera ya los 50.000 millones

La deuda de las Administraciones públicas volvió a crecer en el segundo trimestre un 3,8% hasta sumar 598.764 millones, un 19% más que un año antes. En este entorno, la deuda de las empresas públicas repuntó casi al mismo ritmo, superó los 50.000 millones y representa el 8,6% del total.

La necesidad de seguir financiando bienes y servicios en un entorno de muchos menos ingresos continúa abocando a las Administraciones públicas a endeudarse. Los datos publicados el viernes por el Banco de España constatan que el endeudamiento global roza los 600.000 millones de euros y representa el 56,7% del PIB después de haber aumentado sólo en un año un 19%. La previsión es que esta situación continúe agravándose, ya que el Gobierno estima que a finales de 2010, la deuda equivalga al 65,9% del PIB.

La situación de las empresas públicas ha registrado una evolución paralela. Las cifras revelan que de abril a junio incrementaron su endeudamiento un 3,5% hasta alcanzar los 52.024 millones, un significativo 16,6% superior al registrado un año antes. En términos absolutos, esta cifra representa casi el doble de la registrada en 2006, apenas tres años y medio antes, cuando las compañías de titularidad pública contaban con una deuda de 26.752 millones.

En términos relativos, ese endeudamiento de estas sociedades equivale al 8,6% del total de las Administraciones, un peso nunca antes alcanzado. Atendiendo a la clasificación de la deuda de las empresas públicas según la Administración propietaria, fueron las sociedades de la Administración Central las que más siguieron apelando al crédito, casi un 18% más, hasta adeudar 27.327 millones.

La deuda autonómica se dispara un 26,5% anual y rebasa los 100.000 millones

Las entidades municipales lo hicieron un 16,4% más y, por último, las empresas autonómicas, cuyo endeudamiento avanzó un 14,5%.

Así, los números difundidos por el Banco de España demuestran que son las empresas de la Administración central y la autonómica, las únicas que no están limitadas a seguir endeudándose, las que tienen saldos vivos más abultados.

De hecho, las comunidades autónomas fueron quienes más dispararon su deuda, hasta un 26,5% en doce meses, y superaron por primera vez los 100.000 millones. Le siguió la Administración central, con un repunte del endeudamiento del 18,1%, que en términos absolutos alcanzó los 458.268 millones y, por último, los ayuntamientos, cuya deuda sumó 36.413 millones, un 11,4% más que en el mismo periodo de 2009.

En términos absolutos, la región con mayor endeudamiento volvió a ser Cataluña, con 28.769 millones, seguida de la Generalitat Valenciana, con 16.280 millones, y Madrid, con 12.592 millones. Sí son reseñables los aumentos de deuda experimentados por el País Vasco, (186%), o Canarias, el 55%. Por su parte, las corporaciones locales arrojaron una deuda de 36.413 millones. Casi un tercio correspondió a las ciudades de más de 500.000 habitantes (Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza), que suman un endeudamiento de 10.792 millones, un 6,1% superior. Madrid lideró una vez más el ranking, con 7.145 millones, si bien fuentes municipales recordaron que su deuda cayó en 169 millones y calificaron de "falaz" compararla con Administraciones mucho más pequeñas.