Presupuestos del Estado

Urkullu: el PNV no es un apoyo incondicional para que se cumpla la legislatura

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha asegurado hoy que su partido "ni es, ni será, un apoyo incondicional para que José Luis Rodríguez Zapatero cumpla la legislatura", aunque ha reconocido que "ni la sociedad española, ni la vasca están para unas elecciones anticipadas".

Durante su intervención en la tribuna "Nueva economía forum", en Bilbao, Urkullu ha afirmado, en relación a una posible negociación con el Gobierno central sobre los Presupuestos del Estado para 2011, que el PNV "no tiene voluntad de ser salvavidas de nadie", aunque ha admitido que serlo "puede ser la consecuencia" de llegar a un acuerdo sobre las cuentas públicas.

Según ha dicho, al PNV únicamente le preocupan los intereses de Euskadi y ha reiterado que "lo primero" antes de entrar en la negociación de los presupuestos es llegar a un acuerdo sobre la transferencia de las políticas activas de empleo, lo cual ha considerado "obligatorio para abrir el acuerdo de 2011".

Pese a esta premisa, ha indicado que "todavía hay tiempo" para conseguir dicho acuerdo antes de que el próximo 1 de octubre el Gobierno presente el proyecto de Presupuestos para 2011 ante el Congreso de los Diputados, y ha remarcado que "entiende" que para esa fecha el Ejecutivo quiera tener "el escenario despejado".

Ha criticado también al PP por mantener una actitud de "acoso y derribo al Gobierno y de obsesión por el adelanto electoral" cuando, según ha añadido, esa formación conoce la "delicada" situación económica española y sabe que realmente "acosa y derriba a la estabilidad y a las bases para el desarrollo económico".

Urkullu ha insistido en la disposición del PNV a negociar, aunque ha criticado la estrategia seguida por Rodríguez Zapatero, quien, según ha señalado, "ha basado sus equilibrios en la geometría variable, en el 'cada día con quien me interese', y esto termina pasando factura".

También ha destacado que el presidente del Gobierno "tiene que ser consecuente" con su opción de "lesionar al PNV, al provocar que fuera desalojado del Gobierno vasco a pesar de haber ganado las elecciones con holgura", por lo que ha sentenciado: "no le debemos nada a Rodríguez Zapatero".

El presidente del PNV ha añadido que tampoco le preocupa que esta situación "provoque problemas" entre los Gobiernos central y vasco.

Sobre el Ejecutivo autónomo, liderado por el PSE-EE, ha mantenido que "ha perdido toda autonomía política y no defiende los intereses de Euskadi, como es su obligación institucional", y como ejemplo ha citado que "el propio lehendakari está asumiendo en la práctica que no ha negociado como se debía y podía" la transferencia de las políticas activas de empleo.

Respecto al último comunicado de ETA, Urkullu ha afirmado que ha cosechado "frialdad e incluso apatía" entre la sociedad vasca, mientras que sobre la izquierda abertzale ha dicho que "intenta encontrar aire para incorporarse al espacio democrático", pero ha apuntado que "sin un cese definitivo de la violencia o una renuncia expresa a la tutela de quienes se mantengan armados, no habrá solución en ese mundo".

"Mientras esa ruptura no se produzca y se pretenda llevar a puerto una embarcación que zozobra con toda la tripulación a bordo, se correrá el riesgo de un naufragio colectivo", ha destacado.

El máximo responsable del PNV ha dicho también que durante la próxima fiesta del Alderdi Eguna, que se celebra el ultimo domingo de septiembre, planteará "de forma más concreta" en qué consiste la iniciativa de diagnóstico común entre partidos políticos anunciada recientemente por el PNV tras el comunicado de ETA.