Ganaron un 25% menos hasta junio

La patronal descarta la posibilidad de que alguna caja entre en pérdidas este año

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Isidro Fainé, ha asegurado que la patronal no prevé que ninguna de las entidades entre en pérdidas este año, después de anunciar que las cajas ganaron un 29% menos hasta junio tras provisionar 5.000 millones.

El presidente de la CECA, Isidro Fainé
El presidente de la CECA, Isidro Fainé

Por su parte, el director general de la CECA José Antonio Olavarrieta, ha asegurado que no sólo se prevé que ninguna entidad registre pérdidas, sino que podrían, incluso, aumentar sus beneficios cuando la situación se recupere.

Durante la presentación de los resultados del primer semestre del año, Olavarrieta ha subrayado que los procesos de reestructuración de las entidades van bien y que una vez se recupere el sistema, las entidades volverán a registrar incrementos en sus resultados.

El beneficio consolidado de las cajas de ahorros se elevó a 2.900 millones en el primer semestre del ejercicio 2010, lo que arroja una caída del 29% en relación al mismo periodo del año anterior, tras destinar a provisiones 5.000 millones de euros.

El margen de intereses disminuyó un 25%, hasta 7.921 millones, el margen bruto descendió un 14,8% y se estableció en 14.833 millones, mientras que el resultado de la actividad de explotación descendió un 31,7%, hasta 3.059 millones.

La morosidad se situó en el 5,29%, frente a la tasa del 5,18% del primer semestre de 2009, y la cobertura se estableció en el 59,3%, según los datos presentados hoy por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

El director general de la patronal de las cajas, José Antonio Olavarrieta, destacó la evolución de estos resultados, ya que se comparan con el semestre de 2009, que fue un periodo "muy bueno" porque no se habían ajustado los tipos de interés de los activos con el coste del pasivo.

Asimismo, destacó el esfuerzo de las cajas de ahorros por contener la morosidad y llevar a cabo una mayor dotación de provisiones para hacer frente a las insolvencias.

La tasa bancaria no resuelve los problemas de capital

Isidro Fainé ha asegurado que la imposición de una tasa al sector financiero no corrige ni resuelve los problemas de capital ni tampoco sus causas.

No obstante, el también presidente de La Caixa ha asegurado que respetará la decisión que el Gobierno adopte en este sentido, porque es el Ejecutivo quien debe tomarla.

Durante la presentación de los resultados semestrales de las cajas, Fainé también se ha referido a la aprobación de Basilea III y ha asegurado que no sólo permitirá reforzar el capital, la liquidez y la transparencia de las entidades, sino que la norma contempla un plazo suficiente (hasta 2019) para adaptarse y "hacer las cosas bien".

Asimismo, ha resaltado que precisamente la aprobación de esta norma impulsó la creación de una nueva ley de cajas que permitiese a las entidades dotarse de capital, y que el hecho de poder salir al mercado a captar capital permitirá a las entidades mantener sus participaciones industriales.

En este sentido, el presidente de la CECA ha resaltado que las cajas han jugado un papel clave en el desarrollo económico del país y de las empresas, y que la idea de las entidades es mantener sus inversiones. "Haremos todo lo posible para mantener las participaciones industriales porque son básicas", ha añadido.

Asimismo, Fainé ha señalado hace unos meses el mercado de deuda estaba cerrado, pero que la situación está mejorando y algunas entidades -Caja Madrid y La Caixa- se han animado a emitir. En este sentido, ha reconocido que hay muchas que aún no lo han hecho porque la situación económica aún no se ha normalizado del todo.

En este sentido, el director general de la CECA, José Antonio Olavarrieta, también ha asegurado que el mercado de deuda estaba cerrado pero que poco a poco se irá desbloqueando, lo que reducirá la dependencia del Banco Central Europeo (BCE) por parte de las entidades.

Asimismo, ha resaltado que la mitad de las peticiones al BCE corresponden a la banca y la otra mitad a las cajas de ahorros, pero que, en cualquier caso, se están empezando a reducir tras la publicación de los 'stress test', que han devuelto la confianza en el mercado.

Olavarrieta ha destacado que Alemania superaba hace un año el porcentaje de financiación que le correspondía solicitar al BCE y nadie se escandalizó, por lo que no ve motivos para que ahora se centre la atención sobre la demanda de financiación de España, y más, cuando se está reduciendo.

No cree en la guerra del pasivo

Por otro lado, el presidente de la CECA también ha asegurado que no cree en la guerra del pasivo, pero que respeta las decisiones de las entidades, aunque, a su juicio, "hay que tener sangre fría y tranquilidad" y centrarse en el precio al que se capta y se presta.

En este sentido, el presidente de la patronal de las cajas ha asegurado que las cuotas de mercado varían, y que las entidades deben tener en cuenta a la hora de lanzarse a arañar clientela a la competencia algunas cuestiones como el coste de los depósitos y su colocación.