Lo dice un miembro del consejo del banco

El BCE cree insuficientes las ideas de la CE para endurecer la disciplina fiscal

Las propuestas esbozadas hasta ahora por el Ejecutivo comunitario para endurecer la disciplina fiscal y evitar una nueva crisis de deuda en la zona euro no son lo suficientemente ambiciosas, según explica un importante funcionario del Banco Central Europeo (BCE).

Las comunicaciones presentadas el 12 de mayo y 30 de junio por la Comisión Europea "no van lo suficientemente lejos desde el punto de vista del BCE", dijo hoy Lorenzo Bini Smaghi, miembro del consejo del BCE en la sede de Bruselas del Parlamento Europeo.

"Si queremos prevenir y corregir verdaderamente los desequilibrios y, en particular, los desequilibrios fiscales, necesitamos mecanismos institucionales más fuertes en la zona euro y los países. Eso significa más normas y sanciones automáticas", dijo Bini Smaghi, quien defendió que los cambios legislativos no afecten al tratado, pues esto supondría un retraso adicional.

Concretamente, el funcionario consideró que el Ejecutivo comunitario no ha abordado la necesidad de incrementar la efectividad del procedimiento por déficit excesivo y tampoco ha incluido iniciativas para mejorar la independencia de la Comisión Europea en la evaluación fiscal de los países y la recolección de datos estadísticos.

"Las ideas de la Comisión que están ahora sobre la mesa avanzan demasiado poco en términos de agilizar los procedimientos y hacerlos más efectivos. Hemos visto demasiadas veces en el pasado que los procedimientos son demasiado largos y laboriosos antes de que se pueda tomar ninguna acción efectiva para incentivar u obligar a un estado miembro a que corrija su desarrollo fiscal", dijo.

Si esto se hubiera tenido en cuenta en el caso de Grecia, "muchos problemas podrían haberse evitado o al menos reducido", añadió.

En cuanto a la vigilancia de las divergencias de competitividad existentes entre las distintas economías europeas, consideradas en el origen de la crisis de la zona euro, Bini Smaghi se mostró partidario de poner en marcha un mecanismo que obligue a los países a cumplir las recomendaciones europeas en este sentido mediante la inclusión de sanciones.

"De nuevo, las ideas presentadas por la Comisión en su comunicación del 30 junio van en la buena dirección pero no son lo suficientemente ambiciosas para lograr los requisitos a largo plazo que garantizarían el funcionamiento eficiente de la unión monetaria", lanzó.

En la misma audiencia estaba presente el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, quien también abogó por buscar "un mecanismo que obligue" a los estados a cumplir las recomendaciones europeas en materia de competitividad, aunque evitó pronunciar la palabra "castigo" o "sanción".

Rehn hizo referencia a la reciente petición del presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, de que las propuestas legislativas relacionadas con las reformas económicas estén sujetas a un procedimiento acelerado y retó a los eurodiputados a que les den su visto bueno antes del próximo verano.

Respecto al mecanismo permanente de resolución de crisis, inspirado en el que se preparó específicamente para Grecia, Rehn consideró que hace falta más reflexión y dijo que su propuesta concreta no llegará hasta 2011.

El comisario también dijo que la iniciativa de la Comisión sobre la posibilidad de poner en marcha bonos europeos para financiar inversiones en infraestructuras estará lista para ser presentada a la Eurocámara en diciembre próximo.

Dice que la reestructuración de las cajas españolas "va en la buena dirección"

"La reestructuración en España, sobre todo de las cajas, va en la buena dirección. Lo que pasa es que una reestructuración no se consigue de la noche a la mañana", aseguró hoy Lorenzo Bini Smaghi durante la audiencia que ofreció en la sede de Bruselas del Parlamento Europeo.

Bini Smaghi hizo esta declaración a una pregunta del diputado español Ramón Tremosa i Balcells sobre las dificultades de acceso al crédito que sufren las empresas españolas.

"Lo que está pasando en España es un poco lo que está pasando en toda Europa. Estamos en una situación difícil con el crédito, que sigue siendo negativo. Hemos visto algunos créditos en el sector de los hogares creciendo en algunos países pero la situación sigue siendo difícil. Por eso tenemos que garantizar que los bancos estén reestructurados y recapitalizados".

En este sentido, criticó la posibilidad de que la Unión Europea adopte una tasa sobre las transacciones financieras, que a su juicio no es oportuna en el momento actual, en el que es prioritario favorecer la recapitalización de los bancos.

Además, muchos estados (entre ellos España) han mostrado su preferencia por que la recaudación de eventuales nuevos impuestos a la banca vayan a parar a los presupuestos nacionales y no a fondos de resolución de crisis, lo que a juicio de Bini Smaghi no ayudaría a evitar que el contribuyente pague el coste de las futuras crisis.