"Ningún tipo de negociación ni de conversación"

Caja Rural de Toledo niega "rotundamente" que haya iniciado un proceso de fusión con Cajamar

La Caja Rural de Toledo ha negado esta tarde "rotundamente" que la entidad haya iniciado un proceso de fusión con Cajamar, antigua Caja Rural de Almería, según han informado fuentes de la entidad toledana.

Estas mismas fuentes destacan que no han comenzado "ningún tipo de negociación ni de conversación" con otras cajas rurales y añaden que en estos momentos están analizando "la situación en la que se encuentran" tras el proyecto de fusión -anunciado la semana pasada- de las cajas rurales de Ciudad Real, Albacete y Cuenca.

En una nota de prensa, la cooperativa de crédito asegura que "quiere dejar claro que no ha aceptado ninguna negociación en este sentido" y subraya "que en este momento no mantiene contactos encaminados a una fusión ni con esta entidad ni con ninguna otra".

"En lo único en lo que Caja Rural de Toledo está ahora mismo centrada es en seguir desarrollando su actividad diaria dentro de las provincias de su ámbito de actuación -Toledo, Guadalajara, Madrid y Ávila- con serenidad y con total y absoluta normalidad, así como en seguir satisfaciendo las necesidades de sus socios y clientes", añade.

Por último, Caja Rural de Toledo señala que la entidad "siempre ha analizado, y continuará haciéndolo en el futuro, cualquier tipo de planteamiento estratégico que respete en todo momento los intereses de sus socios y clientes".

Por su parte, Cajamar, en un escueto comunicado, "niega la existencia de un acuerdo de fusión con la Caja Rural de Toledo".