Reclama el pago de casi 2,5 millones

La CNE solicita para Iberdrola la mayor sanción impuesta a una eléctrica

El regulador energético ha propuesto para Iberdrola la mayor multa de su historia (casi 2,5 millones) por "manipulación fraudulenta" de los precios del pool eléctrico entre finales de 2007 y enero y febrero de 2008. Según el organismo, la eléctrica retiró hasta un 40% de su capacidad de producción, lo que provocó que los precios se disparasen.

La CNE solicita para Iberdrola la mayor sanción impuesta a una eléctrica
La CNE solicita para Iberdrola la mayor sanción impuesta a una eléctrica

El consejo de la Comisión de la Energía (CNE) ha resuelto el expediente sancionador que abrió contra Iberdrola Generación el 8 de octubre de 2009 "por manipulación fraudulenta" para alterar el precio del mercado ibérico de la electricidad en la segunda quincena de diciembre de 2007 y entre enero y febrero de 2008. En dicha resolución, a la que ha tenido acceso CincoDías, la CNE considera que la compañía ha cometido una infracción grave contra la Ley Eléctrica, por lo que reclama al Ministerio de Industria una sanción para ella de 2,453 millones de euros. æpermil;sta sería, por tanto, la máxima multa reclamada en su historia por el organismo regulador para una empresa eléctrica.

Precisamente, fue la Secretaría General de la Energía la que, en marzo de 2008, pidió a la CNE que investigara los fuertes incrementos de los precios del mercado diario de Omel (operador del pool eléctrico) que se detectaron durante los dos meses y medio citados y que fueron "más acusados que en los mercados spot de nuestro entorno".

Tras un primer expediente informativo y más tarde otro sancionador, la CNE considera ahora probado que, en aquel periodo, la eléctrica retiró un 40% de su producción "con el objeto de provocar un aumento del precio resultante de la casación" de las subastas del pool.

La denuncia ante el regulador la presentó Industria en marzo de 2008

IBERDROLA 10,78 -1,69%

Concretamente, según la CNE, Iberdrola Generación "retiró" la producción de sus centrales de ciclo combinado de Arcos 1, Arcos 2, Castejón 2 y Santurce 4 (que suman una potencia de 1.600 MW), mediante "una elevación del precio de las ofertas" de estas cuatro plantas. Asimismo, añade el expediente, estas actuaciones coincidirían con un incremento de las ofertas de sus centrales hidráulicas y de carbón, en un momento en que la producción de la compañía "resultaba necesaria para cubrir la demanda" (por su posición "pivotal", según la definición técnica).

En definitiva, se trataba de "una estrategia para incrementar el precio de la casación del mercado diario a través de la retirada de cierta capacidad de producción mediante el incremento del valor de las ofertas correspondientes".

En el caso de las centrales de ciclo combinado aludidas, el precio se situó entre los 80 y 90 euros/MWh, en algunos casos con valores cercanos a los 100 euros/MWh. En cuanto a las centrales hidráulicas, pasaron de los 60-80 euros habituales antes del 17 de diciembre hasta los 130 euros. Estos precios, además de los ofertados por las centrales de carbón de Iberdrola, se situaron "significativamente" por encima de las plantas de sus competidores, según la CNE.

Estos precios tan elevados provocaron que casi la mitad de la capacidad de producción de la compañía (en condiciones similares de demanda) quedara sin casar en las subastas, por lo que una menor oferta disparó los precios.

La "producción inframarginal" que Iberdrola Generación mantuvo en el mercado fue superior al de la oferta retirada "por lo que incrementó su beneficio por los mayores ingresos obtenidos con las centrales que sí resultaron casadas. Según el regulador, en las actuaciones de la empresa ha habido "artificio" (propios de la "manipulación); engaño (propio del "fraude") y una "tendencia a alterar el precio de la energía eléctrica"

La multa por infracción grave puede llegar a seis millones de euros y se calcula en relación al "beneficio ilícito" obtenido. La regla general que se aplica es un 10% del volumen de facturación de la planta en cuestión, que puede ser incrementado un 5% si hay reiteración de la actuación o si ésta tiene un impacto negativo en otros agentes o el sistema. Algo que no ocurrió.

La empresa pidió el archivo del caso

Tras conocer el expediente sancionador que la CNE le abrió hace casi un año "por manipulación fraudulenta" de precios, Iberdrola presentó alegaciones en las que solicitó el sobreseimiento y archivo del procedimiento. En el caso contrario, la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán propuso que se aportaran pruebas a través de un dictamen pericial sobre las ofertas que había realizado en el periodo investigado, sobre los precios del mercado y los costes de oportunidad de sus plantas.

Uno de los argumentos de la eléctrica es que en aquel periodo hubo algún cargamento de gas spot, cuyo precio se habría situado en valores cercanos a los 100 euros MW/hora, lo que obligó a los ciclos combinados de la empresa a presentar ofertas elevadas en el mercado mayorista. En definitiva, la compañía señala que el incremento de precios se debió "al normal funcionamiento del mercado".

Según la CNE, la utilización de los ciclos combinados de Iberdrola en el periodo fue del 25% cuando la del resto de agentes estuvo en el entorno del 75%.

Un proceso de más de dos años

1 El 3 de marzo de 2008, el entonces secretario general de la Energía, Ignasi Nieto, remitió un escrito a la Comisión de la Energía en el que alertaba sobre "la elevación significativa" de los precios en el mercado eléctrico a finales de 2007 y los dos primeros meses de ese año, muy por encima de los mercados spot. Y pedía que investigara las causas.

2 El 22 de mayo siguiente, el consejo de administración de la CNE abrió un expediente informativo y requirió a Iberdrola Generación datos sobre sus ofertas y costes de producción, especialmente, de sus centrales de ciclo combinado.

3 El 8 de octubre 2009, tras más de un año de investigación, el consejo del órgano regulador de la energía acordó incoar un procedimiento sancionador contra la eléctrica, a la que se imputaba "una manipulación fraudulenta" de los precios del mercado diario de la electricidad, al retirar un 40% de su producción mediante ofertas elevadas que la dejaban fuera del mercado, provocando que los precios se disparasen.

4 Entre esa fecha y finales del año pasado se produjo el proceso de alegaciones, en el que Iberdrola pidió una declinatoria de competencias contra la CNE, que le fue denegada, y el archivo del caso.

5 Tras la realización de distintos informes internos, el 14 de julio pasado, el consejo de la CNE acordó proponer al Ministerio de Industria que declare a Iberdrola responsable de una infracción contra el artículo 61.a) de la Ley Eléctrica y una multa por un importe de 2,453 millones.