Las cajas de Ciudad Real, Cuenca y Albacete

La fusión de tres cajas rurales manchegas podría estar lista en mayo de 2011

Las asambleas generales que deben dar el visto bueno a la fusión de las cajas rurales de Ciudad Real, Cuenca y Albacete serán antes del 28 de febrero de 2011, para que la nueva entidad funcione ya el 1 de mayo del próximo año.

El presidente de Caja Rural de Cuenca, Carlos de la Sierra, y la directora general de la de Albacete, María Victoria Fernández, han ofrecido hoy sendas ruedas de prensa, en Cuenca y Albacete, respectivamente, para aportar algunos detalles a la fusión de las tres entidades.

Este proceso de fusión "entra ahora en fase" de presentarse al Registro Mercantil y de celebrar las asambleas generales, según María Victoria Fernández.

Desde las tres cajas se trabaja ya para que las asambleas se hagan antes de febrero y el 30 de abril "sea la fecha real y efectiva de conexión", ha explicado Fernández, quien ha avanzado que el ámbito de actuación de la nueva entidad "será nacional, con referencia regional".

Respecto a la posibilidad de que se incorpore la Caja Rural de Toledo, la directora general de Caja Rural de Albacete ha indicado que "primero hay que terminar un proyecto para luego empezar otro, pero el proyecto nace abierto a todo el mundo que quiera apostar por el mismo".

Entre los objetivos de carácter financiero de la nueva entidad, están "generar beneficios por encima de los 26 millones de euros en 2011", conseguir una ratio de solvencia del 11.50, tener una ratio de liquidez por encima del 102 por ciento, y mejorar la eficiencia hasta el 50 por ciento.

La futura entidad contará con 269 oficinas, incluyendo las de Caja Rural de La Roda, y contará con 958 empleados, 393.518 clientes y 96.963 socios.

Con Caja Rural de La Roda, el balance de junio de 2010 señala unos activos de 4.280 millones de euros, unos fondos propios de 374 millones de euros, y unos beneficios antes de impuestos de más de 31 millones de euros en 2009.

Por su parte, Carlos de la Sierra ha explicado que la aportación de la Caja Rural de Cuenca al proceso de fusión con sus homónimas será la menor de las tres entidades, con un 25 por ciento del capital, lo que supone unos 4 millones de euros de activos.

Según De la Sierra, en este proceso "no peligran los puestos de trabajo" y ha añadido que "si hubiera recortes de personal se haría consensuado con los trabajadores".

El presidente de Caja Rural de Cuenca ha destacado que las tres entidades tendrán el mismo peso específico dentro de la nueva entidad, con el mismo número de miembros en su gobierno, para lograr una "caja de envidiable solvencia y liquidez".

"El protocolo entre iguales nace para mejorar la calidad del servicio y la atención al cliente", ha afirmado el presidente de la Caja Rural de Cuenca, quien ha indicado que "con Albacete y las locales, los contactos comenzaron hace mes y medio".

Respecto a Caja Rural de Toledo, Carlos de la Sierra ha dicho: "respetamos a la Caja Rural de Toledo, pero nunca hemos mantenido reuniones con ellos".

En este sentido, ha añadido que lo importante es consolidar esta "institución entre iguales y en el futuro ya hablaremos de nuevas incorporaciones".