Análisis

Agosto, punto de inflexión

Agosto ha roto una buena racha de caída del paro. Tras cuatro meses de descensos del desempleo que a su vez terminaron con nueve meses anteriores de continuas subidas, el octavo mes del año ha sumado 61.083 personas a las listas del paro. Los expertos ya avisaban del carácter coyuntural de las mejoras del empleo experimentadas en abril, mayo, junio y julio, y apuntaban a que o bien agosto o bien septiembre supondría un punto de inflexión.

La subida de agosto ha situado el número total de desempleados en 3.969.661 personas, según los datos aportados por el Ministerio de Trabajo. No obstante, corregido el efecto del calendario, los parados superan ya la barrera de los cuatro millones. En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, en agosto se han perdido 131.858 afiliados después de seis meses de subidas. Pero, ajustada la estacionalidad, los afiliados suman 17.683.185 personas desde 17.627.778 del mes pasado, la primera subida en un año.

Aunque agosto es un mes tradicionalmente negativo para las cifras del paro por el fin de la temporada veraniega, el aumento ha sido mayor del esperado. De hecho, la subida de este año ha sido superior al promedio histórico -sin contar los años 2008 y 2009 con con 103.085 y 84.985 parados más-, señala José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.

El recorte ha sido especialmente duro en la contratación de los servicios. Precisamente este sector ha concentrado el 62% del desempleo registrado este mes.

Así, tras la racha bajista iniciada en abril gracias a la pretemporada de verano, el final de la temporada estival augura un nuevo deterioro del mercado de trabajo. Además, el recorte de las obras de Fomento hará más difícil que el paro cambie de tendencia en los próximos meses.

Campuzano prevé "un deterioro adicional en los datos del paro registrado en los próximos meses, pero a un ritmo medio mensual estacional de entre 10-15 millones de nuevos parados". Además, sitúa el techo en las cifras de desempleo en el segundo trimestre de 2010.

En cuanto a las contrataciones, dos meses después de la entrada en vigor de una reforma laboral que pretende fomentar la contratación fija y reducir la temporalidad, las cifras siguen sin avalar la apuesta del Gobierno. Los contratos fijos continúan su contracción y caen un 30% con respecto al mes anterior, hasta 66.846. La contratación temporal, por su parte, también registra una caída intermensual, del 27%, aunque en tasa interanual se anota un aumento del 7%.

En opinión del estratega de Citi, "la clave para superar el problema grave en el mercado de trabajo español pasa por aumentar el empleo", circunstancia que no espera, y de forma muy moderada, hasta la segunda mitad de 2011.

Por su parte, los sindicatos han señalado que los datos del paro dados a conocer hoy reflejan la ineficacia de la reforma laboral. CC OO considera que la reforma laboral no cumple ninguno de los objetivos que el Gobierno esgrimió para aprobarla, ya que ni se ha reducido la temporalidad ni tampoco se ha aumentado el uso del contrato de fomento del empleo indefinido. Desde UGT las cifras son el primer reflejo de los efectos negativos de la reforma laboral.