Nueva norma de derivados

BME lo tiene todo listo para negociar futuros de energía

La entrada en vigor de la reforma del mercado de derivados español es inminente, y BME ya tiene todo preparado para sacarle partido. Ofrecerá servicios de cámara de contrapartida para el mercado de derivados sobre energía eléctrica.

Si se cumplen los plazos previstos, en la segunda quincena de septiembre los futuros y los swaps sobre electricidad podrán pasar por la cámara de contrapartida MEFF Power. Aunque un portavoz de BME matiza que la fecha final de la puesta en marcha no es definitiva.

Y es que, previamente, tendrá que entrar en vigor el real decreto que armoniza los mercados oficiales de futuros y opciones españoles con la directiva Mifid. Previsiblemente, será a comienzos de septiembre cuanto esté aprobado. BME, por su parte, tendrá que ratificar el reglamento del nuevo segmento de negocio.

"Uno de los puntos positivos del proyecto es que liberaliza en cierta medida el funcionamiento de estos mercados, mejorando la competitividad", explican Francisco Uría y Augusto Piñel, socio y asociado sénior de sector financiero de KPMG Abogados, respectivamente.

Hay que tener presente que MEFF Power no supondrá la creación de un mercado de derivados de energía. æpermil;ste ya existe: es el Mercado Ibérico de la Electricidad (Mibel). La novedad radica en que éste es en gran parte no organizado (OTC, por sus siglas en inglés), de forma que BME ofrecerá a los operadores la utilización de una cámara de contrapartida que garantice las operaciones, como ya ocurre con MEFF Renta Variable (en este caso, es mercado y cámara de contrapartida al mismo tiempo). El proyecto de real decreto autoriza que una sociedad rectora ofrezca servicios de contrapartida central para derivados que se hayan negociado bilateralmente y no en mercados organizados, como es el caso, señalan los expertos de KPMG.

Desde BME afirman que MEFF Power se pondrá en marcha, debido al interés percibido en este segmento por parte de los diferentes actores del mercado. El volumen OTC de derivados sobre electricidad en España alcanzó los 153,9 teravatios por hora el año pasado (un teravatio equivale a un billón de vatios), un 85,4% más que en 2008. En el primer trimestre de este año, crece un 68,1%.

Podrán acceder a este nuevo segmento los actuales miembros de MEFF (actualmente 90) y también las compañías de sector, tanto españolas como extranjeras, con la categoría de miembro negociador por cuenta propia.

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) explica que los derivados sobre electricidad son "una herramienta para gestionar riesgos" y MEFF agrega que el volumen OTC esta creciendo notablemente, gracias a la liberación del mercado eléctrico español.

Las cifras

13.687 millones de euros ingresó BME en el primer semestre por su negocio de derivados. Suponen el 7,9% de toda su facturación.

13,8% es lo que contribuyó al Ebitda de BME el negocio de derivados hasta junio.

El negocio de MEFF se abre a mercados no organizados

Una vez haya entrado en vigor la reforma del real decreto de diciembre de 2001 que regula los mercados oficiales de futuros y opciones, se abre un nuevo mundo de negocio para MEFF. La norma actualmente vigente sólo permite la creación de mercados oficiales para la negociación de futuros y opciones de naturaleza exclusivamente financiera, aunque después se añadió la posibilidad de crear un mercado de derivados sobre cítricos y otro sobre aceite de oliva, explican desde KPMG.

"La reforma permitirá que puedan reconducirse las operaciones OTC que hacían las instituciones financieras privadamente a la negociación en mercados oficiales", señalan desde la consultora.

La norma abre la puerta a que MEFF preste servicios de cámara de contrapartida central a la negociación de toda clase de activos. Por ejemplo, en el mercado de derivados de Chicago, creado en 1848, se negocian derivados sobre una amplio tipo de subyacentes, como tipos de interés, el tiempo, productos agrícolas (café, algodón, coco...), madera y metales, entre otros. Con ellos se puede especular o diseñar coberturas

Los seguros contra impagos de deuda, los famosos CDS (credit default swaps), también pueden pasar por una cámara de contrapartida central. La quiebra de Lehman Brothers "evidenció la importancia de crear un mercado para la negociación de derivados sobre cualquier tipo de subyacente", señalan Francisco Uría y Augusto Piñel, de KPMG.

La historia de estos productos

1 Derivados de renta variable. El real decreto de diciembre de 1991 regulaba este tipo de derivados y los de renta fija. Actualmente, los futuros y opciones sobre índices y acciones son el principal negocio de Bolsas y Mercados Español (BME) en el ámbito de derivados. Hasta el 26 de agosto, se habían negociado en MEFF 9,08 millones de contratos de futuros y opciones sobre el Ibex. En el conjunto del año pasado, se movieron 12,94 millones de contratos.

2 Futuros sobre el bono a 10 años. æpermil;ste es el único producto derivado de renta fija que actualmente se negocia en MEFF. Y el volumen es ínfimo, según las últimas estadísticas recogidas por la CNMV en su boletín trimestral: en 2009, se negociaron 18 contratos, y entre enero y mayo, tan sólo cuatro.

3 Derivados sobre cítricos. El mercado se autorizó en julio de 1995, la sociedad rectora era FC&M (Futuros de Cítricos y Mercaderías), con sede en Valencia. Sin embargo, cerró en noviembre de 2003, debido a que nunca llegó a funcionar más que con los contratos de los creadores de mercado.

4 El aceite de oliva sí cuenta con un mercado oficial de futuros que está funcionando actualmente. Fue autorizado en diciembre de 2002 y la sociedad rectora es MFAO a través de una orden ministerial. Uno de los accionistas principales de este mercado, que también actúa como cámara de contrapartida, es la Junta de Andalucía.