Dificultades para obtener divisas

la filial de Telefónica en Venezuela suspende temporalmente algunos destinos

La firma de telecomunicaciones Movistar de Venezuela, filial de Telefónica, indicó hoy que debido a dificultades para obtener divisas con las que pagar a las operadoras internacionales ha suspendido temporalmente el servicio con algunos de esos destinos.

La firma difundió hoy en su página web una nota en la que notificó la suspensión y recomendó a sus clientes informarse de los destinos que quedan fuera de cobertura hasta que se resuelva el problema de las divisas.

Las dificultades por las que pasa Movistar han sido reseñadas también por varios diarios caraqueños, destacándose que la restricción afectada a 15 operadoras de 13 países.

En la lista figuran Argentina, Bélgica, Bolivia, Colombia, Croacia, Egipto, Hong Kong (China), Líbano, República Dominicana, Rusia, Siria, Uruguay y Vietnam.

Augusto Moronta, vicepresidente de comercialización de la firma, declaró a El Universal" que la decisión se tomó porque esos operadores "no pueden soportar una deuda mayor a la que Movistar Venezuela tiene con ellos".

El problema se enmarca en las recurrentes dificultades que firmas importadoras y empresas de servicios con el exterior tienen con la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para obtener recursos con los que cumplir sus compromisos internacionales.

Moronta señaló que representantes de Cadivi han asegurado que están trabajando para resolver el problema.

Aunque los retrasos en la concesión de divisas no son nuevos, analistas económicos han indicado que han empeorado con la crisis económica internacional, que ha provocado la caída de los precios del petróleo, principal fuente de divisas de Venezuela.

Moronta no precisó el monto atrasado, pero la casa matiz, Telefónica, habló a principios de mes de que tenía 1.800 millones de dólares "atrapados" en el país.

El control de cambio fue establecido en febrero de 2003 después de una intensa campaña de evasión de divisas dirigida por la oposición para complementar la huelga nacional de dos meses con la que se intentó desestabilizar el gobierno del presidente Hugo Chávez.

Actualmente, el nivel de las reservas internacionales ronda los 28.000 millones de dólares, según el Banco Central de Venezuela.