Bolsa de Nueva York

Los malos datos de vivienda reavivan los temores del parqué neoyorquino

Wall Street no ha iniciado la semana con buen pie. Después de una jornada como la de ayer dominada por los movimientos corporativos y sin referencias macro, las publicadas este martes sólo han servido para corroborar el miedo y la desconfianza de los inversores. Una vez más los mercados se decantaron por las ventas apoyados en los malos resultados de vivienda. El Dow Jones ha cedido un 1,32%, rozando la barrera de los 10.000 puntos (10.040 puntos).

Por su parte, el S&P 500 ha caído un 1,45%, manteniéndose en los 1.051 puntos, mientras que el tecnológico Nasdaq vuelve a ser el que más pierde con un descenso del 1,66% (2.123 puntos).

El mercado inmobiliario se ha convertido en el gran protagonista del día. Hoy martes se ha divulgado un informe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios en el que se anuncia que las ventas de casas de segunda mano cayó un 27,2% durante el mes de julio. æpermil;ste es el peor resultado en 15 años, momento en que se comenzó a medir el indicador. La realidad supera con creces las previsiones de los analistas que apuntaban a un recorte del 13,4%, hasta los 4,65 millones de viviendas.

Una de las principales causas de este desplome es, tal y como apuntan algunos economistas, el vencimiento del plazo de crédito impositivo, medida gubernamental encaminada a incrementar la compra de casas. Todo ello ha contribuido a que la bolsa de vivienda ascendiera un 2,5%, alcanzando así la tasa anual de 3,83 millones de viviendas.

DOW JONES 28.755,65 0,77%

Desde mayo los contratos de casas de segunda mano se han reducido, coincidiendo con el momento en que expiró el programa gubernamental. Los expertos señalan que la situación se podrá prolongar hasta septiembre.

Otra de las referencias macro que, en este caso ha permitido, coger un poco de aire ha sido el índice manufacturero de Richmond . Aunque los resultados publicados sobre la actividad industrial de la región son mejor de lo esperado (subida de 11 puntos), los mercados no han notado los efectos positivos al estar desconcertados por las malas cifras procedentes del escenario inmobiliario.

Los temores sobre un posible retorno del Producto Interior Bruto a posiciones negativas se hacen cada vez más patentes entre los inversores. El parqué neoyorquino permanece impaciente a la primera revisión del PIB perteneciente al segundo trimestre que se difundirá el próximo viernes.

A la crítica situación que atraviesa la economía global se le une también el repunte sufrido por el yen, localizándose en máximos de nueve años frente al euro y de 15 respecto al dólar. El alza de la divisa japonesa ha provocado que el Nikkei se situase esta jornada por debajo de los 9.000 puntos.

Empresas del día

A lo largo de esta sesión las compañías que han desfilado por la pasarela de los resultados han sido Burger King y Barnes & Noble.

La cadena estadounidense de comida rápida ha obtenido un beneficio neto de 186,8 millones de dólares (148 millones de euros). El dato difundido representa un retroceso del 7% respecto al mismo período de 2009. Pese a ello, al cierre, la compañía ha subido un 1,62%.

Barnes & Noble, la mayor cadena de librerías del país, ha registrado unas pérdidas de 62,51 millones de dólares en su primer trimestre fiscal, frente a los 12,26 millones acumulados en 2009. La empresa, que se encuentra inmersa en un proceso de lucha entre su fundador y su segundo mayor accionista por hacerse con el control de la sociedad, ha caído un 2%.

Dentro del selectivo Dow Jones, con sus treinta valores de referencia, el más cotizado ha sido AT&T, al subir un 1,02%, seguido de Kraft Foods (+0,55%) y Wal-Mart (+0,51%).

Por el contrario, entre las compañías peor paradas se hallan Boeing (-3,57%), acompañada de Alcoa (-2,81%) y Caterpillar (2,68%), que ocupaban el penúltimo y antepenúltimo puesto respectivamente.

Respecto a las materias primas, el barril de crudo de Texas se depreció, por quinta jornada consecutiva, un 2% y cerró a 71,63 dólares.