Según el comisario Rehn

Una segunda recesión en EE UU perjudicaría a Europa

El comisario europeo para Asuntos Económicos, Olli Rehn, aseguró hoy en Nueva York que una vuelta a la recesión en Estados Unidos tendría un efecto negativo en la Unión Europea (UE), donde avanza la recuperación económica.

"Estamos en el mismo barco. Un regreso a la recesión en Estados Unidos tendría un impacto negativo en la recuperación económica en Europa y viceversa", manifestó Rehn en declaraciones a la prensa durante su visita de dos días a esta ciudad.

Rehn ha mantenido contactos con dirigentes y representantes del ámbito financiero en EE UU para abordar asuntos como las perspectivas económicas en la zona euro, sus problemas de deuda, la reciente prueba de resistencia a los bancos europeos y el rescate financiero a Grecia, entre otros.

En esos contactos, el comisario ha detectado que hay una "preocupación comprensible" por un regreso a la recesión en este país y resaltó que, debido al perjuicio que ello tendría en Europa, ambas partes trabajan estrechamente, en el contexto del G-20 y a nivel bilateral, "para facilitar un crecimiento equilibrado y sostenible".

Respecto de la UE, consideró que "una robusta recuperación está en camino, aunque a un ritmo desigual" en los países que la conforman e incluyó, entre las tendencias positivas, el fuerte empuje del comercio y de las exportaciones, así como la aplicación de programas de austeridad fiscal en casos como el de Grecia.

Respecto de ese país, que ha necesitado un plan de rescate que incluía prestamos de sus colegas europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI) por un total de 110.000 millones de euros a cambio de drásticas medidas de ajuste fiscal, señaló que "ha hecho un progreso impresionante" en su consolidación fiscal y en la puesta en marcha de reformas estructurales.

Rehn resalta ese avance también en un artículo de opinión que publica hoy The Wall Street Journal, en el que recuerda las tensiones que provocaron en los mercados financieros y de deuda la crisis de deuda griega en marzo pasado y la ayuda que los países de la zona del euro y el FMI le brindaron.

En su opinión, el análisis que ha hecho la Comisión Europea del cumplimiento de los compromisos contraídos por ese país demuestra que estaban equivocados quienes dudaban de la capacidad griega para mejorar su situación financiera y aplicar un programa de consolidación fiscal, que está en camino de facilitar un regreso a la estabilidad macroeconómica y financiera en ese país.

El comisario europeo también destacó algunos aspectos negativos que aún persisten y afectan a la recuperación europea, entre ellos algunas turbulencias en los mercados financieros, incluido los de deuda.

"Nuestro principal desafío por el momento y la clave para la confianza es contener esa inestabilidad", señaló Rehn, quien recordó los mecanismos de ayuda aprobados para Grecia y otros establecidos para garantizar la estabilidad financiera europea por un monto de hasta 500.000 millones de euros, que aún no se han utilizado.

El comisario afirmó que la prueba de estrés a los bancos de la región "ha jugado un papel decisivo" para ayudar a restaurar la confianza en la situación financiera europea y en general ha demostrado que "su sector bancario es resistente", aunque ha revelado también que hay ciertas áreas vulnerables que necesitan recapitalizarse.

Al respecto, señaló que deben realizarse periódicamente pruebas similares y mostró su desacuerdo con quienes alegaron que no habían sido muy rigurosas y exigentes.

Explicó que el hecho de que sólo fallaran 7 de los 91 bancos evaluados se debe en gran parte a que en Europa muchos de los bancos se recapitalizaron antes de someterse a las pruebas, al contrario de lo ocurrido en Estados Unidos.