Pequeños gigantes | Cauchos Arnedo

Inimitable fantasía bajo los pies

Ser referente dentro de la industria del calzado, a pesar de ser una pyme, parece un objetivo imposible , pero Cauchos Arnedo lo ha hecho realidad.

Cauchos Arnedo inicia su actividad en 1981, de la mano de una veintena de socios que advierten la creciente demanda que disfrutan las auxiliares del calzado y deciden aprovecharla. El propio nombre de la empresa, a pesar de su sencillez, justifica sus objetivos. La apuesta por el caucho, un material de superiores prestaciones y que serviría de soporte de su producto estrella: las suelas multicolores. Y Arnedo, una población que, a fuerza de tesón, se había convertido en uno de los enclaves sectoriales más importantes del país y que venía a constituir el mercado más inmediato.

Los orígenes son modestos, porque la actuación de Cauchos Arnedo ha sido siempre realista, pegada al terreno. La prudencia económica contrasta con la audacia innovadora, y la acertada combinación de ambos factores ha sido decisiva para explicar la fortaleza de la empresa y su crecimiento, incluso en el fragor de la crisis. La primera plantilla de la firma arnedana apenas superaba la veintena de trabajadores, frente a los 95 actuales y otros 90 que suma la fábrica comprada en Tánger (Marruecos).

Su gerente, Pedro Colmenares, subraya que "la innovación ha sido determinante. Cuando todo el mundo perdía sus clientes en América, por el cambio euro-dólar, nosotros seguimos conservando clientes fieles, que reconocen que nuestros fabricados son únicos. Y eso que nos han salido muchos imitadores". En aquellos comienzos, Cauchos Arnedo hacía suelas de caucho en negro y marrón. El calzado deportivo fue el grueso de su mercado inicial.

Pronto se evoluciona hacia las suelas bicolores y el zapato casual, un tipo de calzado informal que ofrece una mayor variedad, amplía el mercado y se ajusta mejor al potencial innovador de la empresa. La gama se enriquecerá también con la producción de suelas para calzado de seguridad. Ahora, el calzado ecológico constituye otro segmento importante. "Pensamos que lo ecológico no está reñido con la estética, más bien al contrario. Por eso, nuestros modelos son valorados por la originalidad y la singularidad de sus combinaciones y diseños", explica.

La innovación constituye una pieza clave. Los proyectos de I+D+i realizados han aportado importantes mejoras y son la envidia de sus competidores. La colaboración con el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) ha sido una constante. Buena prueba de ello son sus dos recientes proyectos, que han contado con financiación de los Fondos Feder y de la Agencia para el Desarrollo Económico de La Rioja (ADER). Se trata de la utilización de cauchos nitrílicos para calzado de seguridad, suelas ignífugas para lucha contra incendios, que mejoran las prestaciones y resultan más baratas que el tradicional neopreno. El segundo de los proyectos recientes desarrollados con el CDTI se centra en el desarrollo de suelas esterilizables mediante radiaciones gamma con elevada durabilidad, un innovador producto que puede constituir un prometedor nicho de mercado.

La década de los noventa se estrena con un proceso de deslocalización que sacude los cimientos de Cauchos Arnedo y del conjunto de la industria auxiliar del calzado. "La fabricación de un zapato, a pesar de su aparente sencillez, se parece bastante a la de un coche. Ambos necesitan de una red de proveedores y lo normal es que la ubicación de éstos esté condicionada por la matriz", dice Colmenares. Todos los grandes fabricantes se desplazan al continente asiático, para beneficiarse del abaratamiento de los costos en mano de obra, decisivos en la fabricación de calzado. China o Tailandia se convierten en grandes enclaves productivos. La firma arnedana pierde algunos grandes clientes, como Adidas, pero la ampliación de su gama y la singularidad de sus fabricados actúan como un escudo protector.

Hace poco más de un año, Cauchos Arnedo compró una fábrica en Tánger (Marruecos). "Nuestro objetivo es producir in situ para atender la demanda en el continente africano", asegura. En apenas doce meses, la factoría marroquí ha cambiado su dinámica productiva, se ha modernizado y funciona de acuerdo con los parámetros que han permitido el crecimiento de la planta española.

Uno de los aspectos más importantes ha sido la creciente profesionalización en la gestión. En la actualidad cuenta con un equipo directivo joven y altamente cualificado. "Yo mismo, aunque ya llevo en la empresa bastantes años, estoy incluido en esa nueva fisonomía gestora, ya que no figuro entre los fundadores de la empresa", afirma Colmenares.

Datos básicos

Exportación

La firma exporta directamente el 45% de su producción. Sin embargo, si se considera la exportación indirecta (la realizada por empresas compradoras que luego venden también en el exterior), este porcentaje vendría a situarse en torno al 80%. Es una prueba gráfica de la aceptación de los productos fabricados por la empresa arnedana en todo el mundo.

Innovación

Dedica al año el 6% de su facturación a potenciar su investigación. Ello le ha permitido ser un referente mundial en el segmento de suelas de caucho multicolores y el lanzamiento de productos innovadores, cuya imitación resulta muy difícil. Cauchos Arnedo afronta sus procesos productivos de forma integral, con especificaciones propias, y cumple a la carta los encargos más sofisticados y difíciles.

Facturación

Aunque sus ingresos anuales se sitúan en 10 millones de euros y su plantilla en Arnedo es de 95 personas, la singularidad de sus productos la ha convertido en una pequeña multinacional. Su mercado es global, porque está presente donde haya un fabricante que requiera de un producto singular por su originalidad, calidad o excepcionalidad.

Productos únicos

una parte de las ventas de Cauchos Arnedo se nutre de encargos a la carta. Pedidos sofisticados que los clientes saben que sólo la avanzada tecnología de la firma aragonesa suministra. Hasta la plasmación de las tonalidades de una roca, con la complejidad de sus pliegues, se ha conseguido trasladar a una suela. Por eso, la compañía puede presumir de que sus productos resultan únicos. De ahí que conserven clientes que han resistido hasta los cambios de la paridad euro-dólar, responsable del vaciado de la cartera de pedidos de otras empresas del sector.

Un proveedor multinacional

A pesar de su reducido tamaño como empresa, la singularidad de sus productos ha convertido a Cauchos Arnedo en un proveedor internacional, toda "una pequeña multinacional", como le gusta decir a su gerente, Pedro Colmenares. En esa línea se inscribe la reciente compra de una fábrica en Tánger (Marruecos) para cubrir la demanda del continente africano, mientras la planta arnedana se ocupa de suministrar a Europa y a la clientela fiel que sobrevive en América tras el cambio de relación euro-dólar.

"Podemos asegurar, sin ser pretenciosos, que Cauchos Arnedo se ha convertido en un referente mundial en el segmento de las suelas de caucho multicolores. Nos ha supuesto mucho esfuerzo conseguirlo y es un trabajo común que ha unido a todos los empleados", asegura Colmenares. De ahí que el "proyecto estrella" de la firma sea, en palabras de su gerente, "mantener la dinámica innovadora que ha venido caracterizando a la empresa".

Uno de sus retos inmediatos es la introducción de la nanotecnología. "Queremos aprovechar todos los recursos para defender el nivel tecnológico e innovador que nos ha permitido seguir creciendo a pesar de la crisis", explica. El premio es el reconocimiento internacional y una cartera de clientes en la que figuran las principales firmas sectoriales, desde Camper a El Naturalista, pasando por Callaghan, Art, Fluchos o Mephisto, entre otros muchos.

Cauchos Arnedo está avalada por la certificación ISO 9002 y sus especificaciones técnicas "van muy por delante de las exigencias del Inescop (Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas), según subraya el gerente. La empresa desarrolla un proceso productivo integral que parte de formulaciones propias.

Servicio, calidad y precio como señas de identidad

El director general de Cauchos Arnedo resume en tres los elementos clave para competir en el sector: servicio, calidad y precio. "El primero juega un papel decisivo, ya que el calzado es un producto de temporada y debe estar en los escaparates en un momento preciso. Un retraso puede suponer, por ejemplo, que un zapato caiga al escalón de las rebajas", señala Pedro Colmenares. De ahí que los fabricantes sean inflexibles en este aspecto con la industria auxiliar y muchos proveedores se hayan visto obligados a cambiar su emplazamiento al hacerlo su matriz. Así, la deslocalización de principios de los noventa supuso un auténtico terremoto para la industria auxiliar.

Respecto a la calidad, es algo que al fabricante europeo se le supone. "Nuestros productos están obligados a ser mejores y más atractivos, porque hay una competencia que vende más barato. Es un elemento diferencial tan imprescindible que ya empezamos a fabricar contando con él", asegura. En esta parcela se incluyen también factores como la tecnología y el diseño. En la práctica, además de que el producto sea de mejor calidad, también se le exige que sea novedoso. Ello requiere un notable esfuerzo en innovación, tanto en imaginación como en inversiones.

Con los dos elementos anteriores, el precio se sitúa en tercer lugar, y siempre es necesario ajustarlo al máximo. "Se puede ser un poco más caro, pero el incremento debe estar muy justificado, sobre todo en los tiempos de crisis que vivimos ahora". Los fabricantes europeos se han visto obligados a ajustar mucho sus tarifas, porque la competencia se ha recrudecido. "Tenemos la suerte de que contamos con clientes muy fieles, porque entienden la diferencia". Detrás de cada suela que sale de la fábrica hay muchas horas de investigación. Aunque también deben hacer frente a toda una legión de imitadores. Claro que Cauchos Arnedo se lo pone muy difícil, ya que su carácter de fabricante global hace a sus productos verdaderamente singulares.

"La vida de la empresa es hacer productos nuevos. Nos hemos ido acostumbrando a ello y esa dinámica productiva constituye una de las grandes fortalezas actuales de la compañía", concluye.